Absuelto Juan Luis Benítez; Baena, 302 años, Ivonne, 126 y Mª José González, 148

Ivonne González, que fue puesta en libertad provisional durante el juicio, ha sido esposada y conducida a prisión al término de la sesión celebrada este viernes en la Audiencia Provincial de Las Palmas.-

Fernando Torres Baena ha sido condenado a 302 años de prisión, aunque sólo podrá estar en la cárcel un máximo de 20 año, como principal responsable de la trama conocida como 'caso kárate', según la sentencia que se ha leído este viernes en la Audiencia Provincial de Las Palmas.

Ivonne González ha sido condenada a la pena de 126 años de prisión. Al terminar la audiencia ha sido esposada para ser conducida a prisión. Ivonne González había sido puesta en libertad provisional en una de las sesiones del juicio.

A María José González se le impone una condena de 148 años por delitos de abuso sexual a menores.

Los tres condenados deben hacer frente al pago de indemnizaciones millonarias a las víctimas.

No se considera probado hechos que se imputan a Juan Luis Benítez, por lo que ha sido absuelto.

"Ha sido un ataque atroz, indiscriminado y merece el mayor catigo posible. Es un caso sin precedentes en el país y por eso se impone la pena más alta probada", señala el fallo judicial.

El magistrado ponente afirma que en el chalé de Vargas se celebraron auténticas orgías con menores. A lo largo del relato de los hechos probados, por momentos escalofriante, ha subrayado que hay víctimas que no han vuelto a tener relaciones sexuales o pareja a consecuencia de lo vivido en la llamada secta del kárate.

La absolución de Benítez cuenta con el voto particular del presidente del tribunal, el magistrado Emilio Moya, que ha explicado sus razones al término de la lectura de la sentencia. Moya ha realizado una argumentación pormenorizada para argumentar su voto particular.

Según Emilio Moya, el acusado Juan Luis Benítez era un abusador sexual "oportunista". La ascendencia de Benítez sobre la víctima no era por wifi como afirmó durante el juicio su abogada, Mª Rosa Díaz-Bertrana, sino por cable de fibra óptica, ha dicho este viernes Emilio Moya.

La sentencia pide al legislador la máxima dureza en el cumplimiento de las penas.

El fiscal Pedro Gimeno pedía 303 años de cárcel para Baena, 151 para María José González, 143 para Ivonne González y 18 para Juan Luis Benítez.

El tribunal considera probado que las víctimas eran sometidas a un lavado de cerebro continuo con charlas de carácter sexual. A esto se une el hecho de que se presentaban como su familia, su amor. Les decían que sus padres pasaban de ellos, etcétera y así se ganaban su confianza.

La Sala expone que Torres Baena fue pionero en la práctica del kárate y esta cualidad le torgaba una posición de prevalencia con las víctimas. Su carta de presentación eran los campeonatoss de España y del mundo que había ganado.

A Benítez le imputaban tres delitos de abuso sexual a otras tantas denunciantes. Estas denuncias no han sido probadas, según el fallo judicial.

Torres, Ivonne y Mª José son coautores de los delitos sexuales. Torres, además, de corrupción de menores.

Las prácticas sexuales era prematuras, incluso antes de los 13 años, por lo que se declara probada la corrupción de menores.

María José es autora directa e inmediata, y no cooperante de los delitos de abuso sexual.

Condena a Torres Baena, 29 delitos de abusos sexuales, pena de 9 años por cada uno, lo que suma 261 años; por tres delitos de abusos sexuales no continuados, 5 años por cada uno, cuman 15; como cooperador de delito continuado abuso sexual, 7 años; abuso en grado tentativa, 3 años; abuso sexual sin acceso, 3 años; 13 delitos de corrupción, uno por cada uno. Impone indemnizaciones de miles de euros a las víctimas. Las mayores, de 50.000 euros.

El 'caso kárate' ha sido reconocido como uno de los mayores procesos de abusos sexuales a menores de la historia. El juicio requirió 33 sesiones de cuatro horas de duración cada una, en la Audiencia Provincial de Las Palmas.

Las 33 sesiones se celebraron a lo largo de siete meses entre el 3 de mayo de 2012 y el 13 de diciembre del mismo año.

Desde que estalló, ha acaparado portadas de la prensa canaria y nacional, de los medios digitales y audiovisuales.