La recusación de Alba a Varona, «un abuso de derecho»

12/06/2017

«Abuso de derecho», «fraude de ley», «ánimo dilatorio», «falta de consistencia», «presunción artera»... El fiscal superior de Canarias, Vicente Garrido no escatima epítetos para argumentar por qué, a su juicio, la recusación planteada por Alba contra la juez Varona debe ser rechazada.

El fiscal superior de Canarias, Vicente Garrido, ha informado a la Sala de lo Penal del Tribunal Superior de Justicia de Canarias a favor de la inadmisión «liminar» (de entrada) del incidente de recusación plantado por el juez Salvador Alba contra la magistrada que lo investiga como supuesto autor de seis delitos, Margarita Varona, al entender que «carece de absoluto fundamento», «incurre en abuso de derecho» y esconde «no ya un ánimo dilatorio», sino, «peor aún, una voluntad de apartar a la magistrada que está en condiciones de decidir –por la conclusión de la instrucción– qué cauce procesal debe de seguir el procedimiento.

Como informó este periódico el pasado 25 de mayo, el magistrado Salvador Alba, investigado por Margarita Varona como supuesto autor de seis delitos relacionados con su conversación clandestina con el empresario Miguel Ángel Ramírez (prevaricación, negociaciones prohibidas a funcionarios, falsedad, cohecho, revelación de secretos y delito contra la administración de Justicia), presentó el pasado 23 de mayo un incidente de recusación contra la instructora alegando que había perdido su imparcialidad, pues con sus actos demostraba interés en favorecer a la también juez Victoria Rosell, personada en la causa en calidad de víctima y como acusación particular.

Recuerda el máximo representante del Ministerio Público en Canarias que «toda la argumentación procesal a partir de la cual construye el recusante su incidente [a saber, que Varona dictó el auto admitiendo a Rosell como perjudicada el 17 de mayo pasado, un día antes de que ésta supuestamente lo solicitara, el 18] queda al descubierto cuando el origen del auto» que supuestamente justifica la recusación no es el escrito de Rosell del día posterior «sino la providencia de 28 de noviembre de 2016», esto es, de cinco meses antes, en la que la ex diputada de Podemos pidió personarse en el proceso como víctima.