La fiscal Ríos dijo que temía que Rosell archivara la causa de Ramírez

02/07/2019

El juez Salvador Alba dio prioridad a buscar hechos que perjudicaran a la magistrada Victoria Rosell aunque no tuvieran que ver con la instrucción del caso de fraude a la Seguridad Social de Miguel Ángel Ramírez, ha dicho este martes la fiscal de Delitos Económicos Evangelina Ríos.

Evangelina Ríos, fiscal decana de Asuntos Económicos de la Fiscalía Provincial de Las Palmas, reconoció ayer que llegó a temer que la magistrada Victoria Rosell archivara la causa contra el empresario Miguel Ángel Ramírez puesto que interesó en dos ocasiones que prestara declaración sin éxito. «Alba nunca me comentó que tenía la intención de dictar un auto de sobreseimiento cuando sustituyó a Rosell, pero alguna vez sí que pensé que ella lo iba a hacer», declaró ayer ante la Sala de lo Penal del TSJC.

La representante del Ministerio Público relató con detalle que le «encantó» que Alba citara a declarar a Ramírez como investigado por nuevos delitos, aunque negó rotundamente que hubiese sido informada por el magistrado de la reunión que mantuvo con el empresario en su despacho y cuya grabación de la misma dio origen al Albagate: «No sé por qué lo dice, pero lo que sí sé es que falta a la verdad al hacer esa afirmación. Es absolutamente falso que él me dijera nunca nada de esa reunión», manifestó de forma tajante Evangelina Ríos. «Estuve presente en la declaración del investigado que tuvo lugar el 23 de marzo de 2016, pero no tuve conocimiento ni antes ni inmediatamente después por parte de Alba de esa reunión. Me enteré de la misma cuando el señor Ramírez presentó el pen drive con la grabación de la misma en los juzgados y apareció la transcripción de su contenido en diferentes medios de comunicación», destacó Ríos.

Además, reconoció que al enterarse de la misma, tras un juicio celebrado ante la Sección Sexta en la que Alba formaba parte de su tribunal, «tuve una conversación larga y, por momentos, acalorada» con el magistrado en la que le pidió explicaciones.

La fiscal Ríos dijo que temía que Rosell archivara la causa de Ramírez
Relaciones.

A preguntas sobre la intención mostrada por Salvador Alba de interrogar a Ramírez acerca de sus posibles negocios con el periodista Carlos Sosa, la fiscal Evangelina Ríos matizó que el magistrado solo le comentó que «había detectado en el libro diario de Seguridad Integral Canaria ciertos pagos que le parecían curiosos» desde la empresa del presidente de la UD hacia Clan de Medios, Comunicación y Marketing. Pero añadió que, al revisar la documentación, vio que los mismos rondaban «entre los 40 y 60 euros mensuales por el pago de un servicio de alarma», dijo. A pesar de esta circunstancia, Ramírez fue a declarar y, según Evangelina Ríos, en dicho acto «el magistrado preguntó de forma insistente al investigado acerca de unos supuestos contratos con Sosa que no se estaban investigando en ese momento y apuntó que «no me quedó nada claro qué tipo de relación había entre ambos» ya que, si bien habían hecho negocios tiempo atrás, «la relación había cesado en abril de 2009», fecha anterior a la de los presuntos delitos que se estaban investigando.

De todas formas, Evangelina Ríos detalló posteriormente que «podía ser que la relación de los dos empresarios» se prolongara mediante un servicio de limpieza de Ralons en Clan de Medios durante el año 2011.

José L. Risquete: «No preguntó sobre el delito de blanqueo»

El abogado del Estado, José Luis Risquete, destacó ayer ante la Sala de lo Penal del TSJC que le extrañó que en la declaración judicial del empresario Miguel Ángel Ramírez efectuada el 23 de marzo de 2016, «el interrogatorio que inició el magistrado Salvador Alba empezó de forma casi exclusiva» hablando sobre las relaciones comerciales que tenía con el periodista Carlos Sosa. «Me sorprendió que no se realizaran preguntas acerca del delito de blanqueo de capitales», sino de los presuntos contratos y relaciones comerciales que podría mantener Ramírez con el director del periódico Canarias Ahora y pareja sentimental de Victoria Rosell. «El magistrado dijo que los delitos contra los derechos de los trabajadores no los veía y que había examinado la contabilidad de SIC y vio datos de relaciones entre esta empresa y Carlos Sosa. Yo nunca supe nada de la reunión que fue grabada, solo me enteré por los medios», declaró.

Orlando Esteban: «Copié los dos archivos que había»

La segunda jornada de esta vista oral arrancó ayer con la declaración en calidad de testigo de Orlando Esteban, primo de Ramírez, y que era jefe de sistemas en Seguridad Integral Canaria (SIC). Afirmó que fue quien «recibió» por parte del empresario el dispositivo de grabación con los archivos y lo introdujo en un ordenador para volcarlos en un pen drive que le entregó. «Ramírez solía usar a menudo equipos de grabación y me pidió uno que era como una llave de coche. Luego me lo trajo y copié dos archivos que son los que había porque paró la grabación», dijo. Posteriormente, afirmó que «formateó» la grabadora y la guardó.

Agente de la Guardia Civil: «Al principio tuve algunos fallos»

El agente de la Guardia Civil que se encargó de realizar la primera transcripción de la grabación presentada por Ramírez en sede judicial sostuvo que lo hizo «al principio a ciegas sin saber lo que era, pero luego cuando empecé a escucharla pude entender lo que estaba escuchando. Reconozco que al principio tuve fallos en mi afán de hacerlo de la mejor manera posible y por eso quise identificar a las personas que estaban hablando en la charla por la premura de entregarlo todo cuanto antes», declaró. Dijo haber reconocido a los interlocutores «porque en algunos momentos se los mencionó por sus nombres», manifestó.