Sanidad

La denuncia sobre Urgencias pasa a la sección civil de la Fiscalía

24/04/2019

La Fiscalía Provincial de Las Palmas remitirá la denuncia presentada por 23 de los 26 médicos del servicio de Urgencias del Hospital Universitario Insular de Gran Canaria a la Sección de lo Civil y Protección de Personas con Discapacidad y Provisión de Apoyos de Las Palmas para que la estudie y determine si ese «colapso y caos asistencial» a los que alude la queja son susceptibles de ser investigados o no mediante unas diligencias informativas civiles.

Fuentes del Ministerio Público han subrayado que, en principio, la denuncia presentada por los profesionales hospitalarios no tiene «fondo penal» después de haber sido examinada al detalle por la fiscal jefa provincial Beatriz Sánchez, aunque ha remitido un oficio para que dicha documentación sea tratada directamente por la Sección de lo Civil y Protección de Personas con Discapacidad y Provisión de Apoyos de Las Palmas que es la especializada en este tipo de cuestiones. La misma será la encargada de determinar si puede haber alguna responsabilidad civil por un supuesto mal funcionamiento de la Administración al no ofrecer la prestación adecuada a los usuarios, que son personas en situación de especial vulnerabilidad.

Hay que destacar que este área del Ministerio Público de la provincia de Las Palmas ha tratado anteriores denuncias presentadas por usuarios y profesionales relacionadas con el Servicio Canario de Salud respecto a la atención que han recibido personas en centros sanitarios privados concertados.

Documento.

23 de los 26 médicos de Urgencias del Hospital Universitario Insular de Gran Canaria denunciaron el lunes 15 de abril ante la Fiscalía las situaciones «inadmisibles» de «colapso y caos asistencial» que perciben en su servicio, para que se investigue pueden ser constitutivas de delito. Los especialistas pusieron en conocimiento del Ministerio Público que eran cotidiana las situaciones la amenazas de agresión y denuncias que están recibiendo a través de las redes a causa de la masificación del servicio, la falta de espacio y el aumento de los problemas sociales de los pacientes que con alta médica que permanecen en el servicio.

Los firmantes del escrito advirtieron además de esta situación puede producir un «problema de seguridad clínica», porque consideran que la saturación de las urgencias genera «una alta probabilidad de errores en la cadena asistencial», de la que no se consideran responsables, porque la Consejería conoce la situación hace años.

La denuncia en Fiscalía de los médicos cuenta con el apoyo de otros 184 profesionales del servicio –enfermeros, auxiliares, celadores, administrativos e informadores– que suscriben «punto por punto» el documento presentado, que también ha recibido el respaldo del Colegio de Médicos de Las Palmas.