«En Urgencias vivimos hechos inadmisibles»

16/04/2019

Los 23 médicos del servicio del Insular registraron ayer su denuncia del caos y colapso asistencial que sufren ante la Fiscalía. Le piden que investigue a Sanidad por los hechos relatados por si fueran constitutivos de delito o negligencia.

Los médicos de Urgencias del hospital Insular de Gran Canaria pusieron ayer en conocimiento de la Fiscalía «el colapso, caos asistencial y la penosa» situación que sufren desde hace años en el servicio, solicitándole que investigue los hechos «por si fueran constitutivos de delito o de negligencia culposa» y que tome las medidas oportunas para «dirimir responsabilidades jurídicas». En el escrito registrado se apunta a que en el servicio se viven «situaciones inadmisibles. La masificación del servicio, falta de espacio y el aumento de los problemas sociales de los usuarios que terminan quedándose en nuestro hospital se han convertido en algo cotidiano», pero que, también, está provocando «problemas de índole no sanitario como frecuentes discusiones y enfrentamientos con familiares, situaciones clínicas no deseables, y una muy pobre atención a las personas que viven en esta situación», explican.

Los médicos resaltan en el documento ingresado en la Fiscalía que este panorama asistencial supone un «problema de seguridad clínica» ya que al estar desbordados existe una «alta probabilidad de errores en la cadena asistencial, de la que no somos responsables puesto que esto es conocido por la administración hace años», concreta.

Este periódico se hizo eco el sábado de un primer documento firmado por 23 de los 26 especialistas del servicio –todos menos las tres jefaturas– en el que relatan «el hacinamiento y el inaguantable colapso asistencial» que sufren debido a la «desidia o inoperancia» de la administración para resolverlo y que los facultativos trasladaron a jefatura, dirección medica, gerencia y Consejería de Sanidad y al Colegio de Médicos de Las Palmas. Esta situación en «nuestro hospital no es nueva; se ha enviado y celebrado múltiples escritos y reuniones con la administración notificando la gravedad de la situación, los riesgos y en ocasiones sugiriendo soluciones, nunca respondidas. Se parchea más que dar soluciones», puntualizan.

Y añaden: «Se sigue sin corregir el grave déficit que nos han abocado a una insostenible realidad asistencial. Aumentan los usuarios sociales –hasta 11 dados de alta médicas pero sin recursos– hacinamiento de pacientes en dependencias o pasillos no aptos para su cuidado llegando a colapsar incluso la salida y zonas de evacuación de emergencias, cargas ajenas a un servicio médico de urgencias».