Caso Eólico

Briganty, imputado en el caso Eólico, detenido en Marbella

14/06/2018

El abogado Alfredo Briganty ha sido detenido en Marbella (Málaga) por la Policía Nacional y confinado en dependencias policiales a la espera de ser trasladado a Gran Canaria, en cumplimiento de la orden de búsqueda y captura dictada el miércoles por el magistrado Pedro Herrera, al no haberse presentado al juicio del caso Eólico. A pesar de su negativa inicial, viajará en las próximas horas a la isla.

La procuradora de Briganty registró el miércoles un escrito en el que se quejaba de que el juicio fuera a comenzar sin atender su solicitud de un aplazamiento, para que se le entregue copia de todas las actuaciones, ya que ha asumido su propia defensa.

En ese escrito, Alfredo Briganty, que se enfrenta a año y medio de prisión por un delito de cohecho, alegaba que sufre una «patente indefensión» y anunciaba que no iba a participar en la sesión de constitución de Jurado, porque los acusados no están «obligados» a asistir a ese trámite.

Viaja en las próximas horas

A pesar de su negativa inicial, Briganty será trasladado en las próximas horas desde Málaga a Gran Canaria en calidad de detenido y bajo custodia policial, para comparecer este viernes a primera hora ante el magistrado Pedro Herrera. Salvo imprevistos, la vista oral del juicio del caso eólico se iniciará a las 9.30 con la constitución del jurado.

Salvo que devenga algún imponderable, como lo ha sido la propia incomparecencia a juicio del letrado, la previsión es que, con anterioridad al inicio de la vista, el magistrado presidente convoque a las partes a la comparecencia prevista en el artículo 505 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, para tomar una decisión sobre la situación personal de Briganty.

A resultas de lo que suceda en esa vista, el acusado podrá quedar en libertad si la autoridad judicial considera que hay garantías de que va a comparecer a las sesiones del plenario, o podría ser enviado a prisión provisional, aunque esta posibilidad solo se contempla de manera remota, según ha podido saber este diario.