El Eólico se sienta ante el tribunal popular

13/06/2018

El juicio por la presunta trama corrupta que amañó el concurso de parques eólicos de Canarias en 2004 comienza este miércoles. Seis acusados afrontarán una vista oral que se prolongará hasta el 12 de julio a lo largo de 18 intensas sesiones.

Llega el vendaval Eólico, el juicio por una de las tramas corruptas más sonoras de las últimas décadas y que dinamitó los cimientos del poder ejercido por el Partido Popular de José Manuel Soria en las islas. Este miércoles se sentarán en el banquillo varios altos cargos del Gobierno canario de aquel entonces y empresarios del sector de las energías renovables. Seis presuntos corruptos acusados, unos, de haber amañado el concurso de parques eólicos de las islas en 2004 y, otros, de haber pagado sobornos para hacerse con ellos.

Una vista oral que dará comienzo a las 9.00 horas de este miércoles con el acto de selección del jurado popular y que ha despertado una expectación enorme. Prueba de ello es que la vista oral se celebrará en la sala del jurado, en la Ciudad de la Justicia, adaptada a las particularidades de este juicio. Es decir, aparte de un jurado popular, hay seis acusados con sus respectivas defensas –menos Briganty–, dos acusaciones y el fiscal y una cantidad ingente de documentación que será colocada en dos mesas dispuestas entre el jurado y la zona donde se ubicarán el público y los medios informativos.

En este procedimiento, el fiscal Anticorrupción Luis del Río considera que Celso Perdomo –director general de Industria y Energía entre 2003 y 2005– dio información secreta sobre el concurso a empresas del sector antes de que este se convocara para favorecerlas, ofreciendo detalles de la licitación y los terrenos elegidos para ubicar los parques.

Perdomo cobró presuntos sobornos de dos grupos empresariales –Enrique Guzmán por Generaciones Especiales SL y José Ignacio Esquivel y Alfredo Briganty por Promotora de Recursos Eólicos 2004 SL–, que participaron en el concurso a cambio de prometerles la adjudicación de potencia eólica. También Perdomo ha sido acusado de corromper a un alto funcionario de su departamento, el acusado Honorato López Torres, a cambio de comisiones para asegurarse de que sus compromisos se iban a llevar a cabo cuando abandonó el cargo en el Ejecutivo.

La acusación también se dirige contra la novia en aquel entonces de Perdomo, Mónica Quintana, quien el fiscal Luis del Río cree que fue una cooperadora necesaria de los delitos de cohechos y malversación.