Sanidad

15,3 millones de euros para el Plan de Salud Mental de Canarias

27/10/2018

La nueva estrategia, que abarca el período 2018-2023, se centra en los pacientes infanto-juveniles y en la población con trastornos graves. Una de las líneas aborda el caso específico de las mujeres.

La salud mental ha sido, durante años, «la Cenicienta» de la Sanidad, «éramos los olvidados», afirmó el jefe de servicio del Negrín, José Luis Hernández Fleta. Ayer, a su juicio, se hacía justicia. El grupo de profesionales de todos los centros públicos canarios y representantes de las asociaciones civiles arroparon al consejero de Sanidad del Gobierno canario, José Manuel Baltar, en la presentación del Plan de Salud Mental 2018-2023. Un documento que, como se adelantó a explicar el responsable del área, cuenta con una ficha financiera de 15,3 millones de euros para todo el período.

Precisamente la falta de presupuesto era una de las críticas que había recibido la iniciativa pues durante su elaboración no se sabía la cuantía con la que se apoyaría el plan.

Se trata de un documento «tan esperado por los profesionales y asociaciones que hemos querido compartir con ellos la presentación», dijo Baltar. «Es una plan de consenso en el que han participado un centenar de pacientes, familiares y especialistas. Ha sido un trabajo colaborativo, multidisciplinar e interinstitucional». Entre 2018 y 2023 este plan contará «con 15,3 millones de euros y se incidirá en tres aspectos: la salud mental infanto-juvenil, la mejora de los recurso personales y la atención a la población con trastorno mental grave», resumió el consejero.

La directora de Programas Asistenciales del Servicio Canario de Salud, Elizabeth Hernández, destacó, por su parte, que con este plan también se luchará «contra la estigmatización» que supone una enfermedad mental y fomentará actuaciones para la prevención de las conductas suicidas. Pero, además, el documento cuenta con una estrategia específica sobre salud mental y género, un hecho, explicó con posterioridad una técnica, que sitúa al plan canario, que cuenta con un informe favorable de impacto de género, como «pionero» en España.

«Este plan es un hito en la historia de la salud mental en Canarias», añadió Hernández.

Andrés Mendoza, presidente de la Federación de Salud Mental de Canarias, alabó el trabajo realizado y pidió al consejero el compromiso de que la ficha financiera se ajuste «al coste-efectividad de lo que se va a hacer». «Queremos saber a qué va cada euro y su efectividad», añadió.

Una de las líneas destacadas del plan estará dirigida a la población infanto-juvenil. En ese sentido, la responsable de este área del Materno, Sabrina González, dijo que además de «consolidar», los servicios diferenciados entre adultos y menores, se dispondrá de infraestructuras específicas para niños y niñas de entre 12 y 17 años ahora inexistentes. De hecho, tanto en Gran Canaria como en Tenerife se contará con unidades de ingreso hospitalario para menores de 18 años.

«Participar en la elaboración del plan ha sido un reto y un compromiso. Hemos plasmado las necesidades reales del día a día y propuesto mejoras que consideramos factibles», dijo González.

El Plan de Salud Mental, que está estructurado en 12 líneas estratégicas, cuenta con un apartado dedicado a la prevención del suicidio. «Es una preocupación nacional. Ya hay una estrategia nacional y este plan está en esa línea. Hay que prevenir y detectar precozmente las enfermedades mentales. Hay que formar en atención primaria, en urgencias... Las cifras de suicidio son altas y yo creo que han subido por la crisis económica y hay más en la provincia de Las Palmas que en la de Tenerife. Nos preocupa y tenemos que bajar esas cifras», dijo José Luis Hernández Fleta, aunque sin concretar más detalles.

Elizabeth Hernández señaló, finalmente, que el plan tendría un seguimiento. De hecho, añadió Baltar, incluso las partidas anuales estarán abiertas a cambios en función de los resultados.