La lucha contra el coronavirus

143 aislados y 8 muertes en las residencias

07/04/2020

El virus ha entrado en al menos doce centros sociosanitarios en Canarias, según el balance que se ha enviado a Sanidad. El Ministerio que dirige Illa quiere tener la «foto fija» de la situación en los hogares de mayores de todo el país

Luisa del Rosario González Las Palmas de Gran Canaria

Un total de 143 mayores aislados y ocho fallecimientos (diez si se suman los dos casos de personas con discapacidad) es el último balance de afectados por el coronavirus en los centros sociosanitarios de las islas. El sábado el Ministro de Sanidad pidió a las comunidades que enviaran los datos actualizados para tener «una foto fija» de la situación en las residencias del país ras constatar miles de muertes por el Covid-19 en centros de distintas comunidades, especialmente Madrid y Cataluña.

En el archipiélago el virus ha entrado en, al menos, en doce centros sociosanitarios, pero sus consecuencias no han sido tan trágicas como en la península.

Tenerife, en consonancia con los datos generales de contagiados y fallecimientos, es la isla más afectada. De esta isla son ocho de los doce centros afectados y es donde se han detectado los dos brotes más importantes. El que más preocupa es el de la residencia privada Jardines de San Marcos, en Tegueste, de la empresa Eurogergym S.L. Hasta ayer habían muerto cinco mayores de esta residencia, y han tenido que ingresar en el Hospital Universitario de canarias (HUC) a una veintena de ancianos, trece de ellos el pasado fin de semana. En el centro aún queda una decena de mayores que están siendo atendidos por la plantilla que no ha dado positivo por lo que la situación se da por «controlada».

Además han fallecido dos anciano en la residencia de Fasnia, un centro dependiente de IASS del Cabildo de Tenerife pero concertado con la empresa privada Aeromédica, y otro en la residencia pública Santa Rita, uno de los mayores centros sociosanitarios de las islas.

También tienen afectados en las residencias San José de Finca España, en La Laguna. Arafo, El Sauzal, La Luz y en el Parque Residencial Magnolia, también privada, donde este fin de semana tres personas mayores dieron positivo.

Sin hospitalización pero en aislamiento la Consejería de derechos Sociales contabiliza 143 ancianos y ancianas en residencias, según confirmó la viceconsejera, Gemma Martínez. Con diagnóstico de Covid-19 le constan 61 mayores, 54 de los cuáles se han derivado a hospitales.

Entre ellos se encuentra la usuaria de El Pino, en Gran Canaria, la única afectada diagnosticada en esta isla en una residencia donde sí han dado positivos tres personas de plantilla, dos en este mismo centro, una administrativa y una enfermera, y una trabajadora de El Sabinal.

Además siguen cuarentena domiciliaria varios trabajadores de la residencia San José Finca España así como uno de Las cabreras, en Lanzarote. También se vio afectada una trabajadora de la residencia de La Gomera. Desde la Consejería de Derechos Sociales también se han enviado informes a Fiscalía. «Por ahora no vamos a iniciar ningún procedimiento, pero nada se descarta. Estamos en el momento de control para que no haya más muertes y controlando a quienes están en las residencias», explicó Martínez al ser preguntada por el caso de Tegueste.

Las labores de inspección por parte de Derechos Sociales sobre las residencias canarias, tienen 171 censadas y de ellas 112 son privadas, comenzaron tras detectar que algunos centros no respondían a los requerimientos de información que se les hacía. Precisamente por eso ya han detectado dos centros «pirata» en las islas, uno en Fuerteventura y otro en La Laguna. Ahora se busca la forma de realojar a la veintena de residentes que suman entre ambas, bien en otros centros bien con las familias. El problema, reconoce Martínez, con la de Fuerteventura que solo hay un centro público -dependiente del Cabildo majorero, y está lleno. «No vamos a permitir que esa gente se quede en esa casa», advirtió la viceconsejera de Derechos Sociales.

Test. Por otro lado, el Gobierno canario anunció el pasado jueves que haría test de Covid-19 a los más de 9.000 mayores y usuarios de las residencias canarias así como a la plantilla de estos centros sociosanitarios, más de 4.0000 personas, lo que incluye tanto los hogares públicos como los privados. Según fuentes de Sanidad, estos test ya se están realizando, aunque de forma escalonada. Los test masivos dependen «de la logística» y se priorizan los centros con más riesgo.

Un total de 143 mayores aislados y ocho fallecimientos (diez si se suman los dos casos de personas con discapacidad) es el último balance de afectados por el coronavirus en los centros sociosanitarios de las islas. El sábado el Ministro de Sanidad pidió a las comunidades que enviaran los datos actualizados para tener «una foto fija» de la situación en las residencias del país ras constatar miles de muertes por el Covid-19 en centros de distintas comunidades, especialmente Madrid y Cataluña.

En el archipiélago el virus ha entrado en, al menos, en doce centros sociosanitarios, pero sus consecuencias no han sido tan trágicas como en la península.

Tenerife, en consonancia con los datos generales de contagiados y fallecimientos, es la isla más afectada. De esta isla son ocho de los doce centros afectados y es donde se han detectado los dos brotes más importantes. El que más preocupa es el de la residencia privada Jardines de San Marcos, en Tegueste, de la empresa Eurogergym S.L. Hasta ayer habían muerto cinco mayores de esta residencia, y han tenido que ingresar en el Hospital Universitario de canarias (HUC) a una veintena de ancianos, trece de ellos el pasado fin de semana. En el centro aún queda una decena de mayores que están siendo atendidos por la plantilla que no ha dado positivo por lo que la situación se da por «controlada».

Además han fallecido dos anciano en la residencia de Fasnia, un centro dependiente de IASS del Cabildo de Tenerife pero concertado con la empresa privada Aeromédica, y otro en la residencia pública Santa Rita, uno de los mayores centros sociosanitarios de las islas.

También tienen afectados en las residencias San José de Finca España, en La Laguna. Arafo, El Sauzal, La Luz y en el Parque Residencial Magnolia, también privada, donde este fin de semana tres personas mayores dieron positivo.

Sin hospitalización pero en aislamiento la Consejería de derechos Sociales contabiliza 143 ancianos y ancianas en residencias, según confirmó la viceconsejera, Gemma Martínez. Con diagnóstico de Covid-19 le constan 61 mayores, 54 de los cuáles se han derivado a hospitales.

Entre ellos se encuentra la usuaria de El Pino, en Gran Canaria, la única afectada diagnosticada en esta isla en una residencia donde sí han dado positivos tres personas de plantilla, dos en este mismo centro, una administrativa y una enfermera, y una trabajadora de El Sabinal.

Además siguen cuarentena domiciliaria varios trabajadores de la residencia San José Finca España así como uno de Las cabreras, en Lanzarote. También se vio afectada una trabajadora de la residencia de La Gomera.

Desde la Consejería de Derechos Sociales también se han enviado informes a Fiscalía. «Por ahora no vamos a iniciar ningún procedimiento, pero nada se descarta. Estamos en el momento de control para que no haya más muertes y controlando a quienes están en las residencias», explicó Martínez al ser preguntada por el caso de Tegueste.

Las labores de inspección por parte de Derechos Sociales sobre las residencias canarias, tienen 171 censadas y de ellas 112 son privadas, comenzaron tras detectar que algunos centros no respondían a los requerimientos de información que se les hacía. Precisamente por eso ya han detectado dos centros «pirata» en las islas, uno en Fuerteventura y otro en La Laguna. Ahora se busca la forma de realojar a la veintena de residentes que suman entre ambas, bien en otros centros bien con las familias. El problema, reconoce Martínez, con la de Fuerteventura que solo hay un centro público -dependiente del Cabildo majorero, y está lleno. «No vamos a permitir que esa gente se quede en esa casa», advirtió la viceconsejera de Derechos Sociales.

Test.

Por otro lado, el Gobierno canario anunció el pasado jueves que haría test de Covid-19 a los más de 9.000 mayores y usuarios de las residencias canarias así como a la plantilla de estos centros sociosanitarios, más de 4.0000 personas, lo que incluye tanto los hogares públicos como los privados. Según fuentes de Sanidad, estos test ya se están realizando, aunque de forma escalonada. Los test masivos dependen «de la logística» y se priorizan los centros con más riesgo.