La lucha contra el coronavirus

La vigilancia sobre las residencias saca a la luz dos «centros piratas» en las islas

02/04/2020

Una enfermera del Negrín que cubría una baja en El Pino da positivo, mientras el personal en contacto con la administrativa contagiada no está infectado. Derechos Sociales se impone como «prioridad» los centros sociosanitarios

Desde que comenzó la crisis sanitaria el Covid-19 ha afectado a cerca de un centenar de personas, entre usuarios y plantilla, de centros sociosanitarios de Canarias. Además de los cinco mayores fallecidos -uno en la residencia de Fasnia, tres en la de Jardines de San Marcos de Tegueste y una de Santa Rita, todas ellas en Tenerife–, también han fallecido cuatro personas con discapacidad de centros sociosanitarios tinerfeños, hay decenas de mayores aislados preventivamente y una treintena de trabajadores está en cuarentena. Ayer otra trabajadora de El Pino, la segunda esta semana dio positivo en coronavirus. Se trata, sin embargo, de una enfermera que venia del Hospital Doctor Negrín para una sustitución y llevaba ya tres días sin acudir a la residencia.

Hasta el momento se han detectados tres brotes en residencias, todas ellas en Tenerife (Fasnia, San José Finca España y Tegueste).

Por todo ello Derechos Sociales se ha puesto como prioridad a las personas mayores que están en las residencias en Canarias.

Así, ha hecho un «barrido» por las residencias públicas y privadas de Canarias para conocer la situación en la que estaban para enfrentarse a la pandemia. «Tenemos una unidad de acreditación de centros que es muy pequeña para el volumen de centros de la comunidad autónoma, y antes de la alarma del Covid-19 ya habíamos empezado a inspeccionar residencias», señaló ayer Genma Martínez, viceconsejera de Derechos Sociales. Pero solo trabajaban dos personas, una de ellas a media jornada. Por eso han tenido que reforzar la plantilla que inspecciones de los 172 centros de mayores y discapacidad de las islas.

Derechos Sociales ha enviado, desde el pasado 11 de marzo, nueve comunicaciones a los centros sociosanitarios que contienen los protocolos a seguir mandatados por Sanidad, pero hasta ahora no se había elaborado un plan específico, como lo ha denominado el presidente canario con los test para esta población de riesgo.

Solo los centros de El Sauzal, el de Arucas y el Centro Hermano Pedro de la Fundación Sagrada Familia, son gestionados directamente por el Gobierno regional. El resto está en manos de los cabildos (los centros públicos), buena parte de ellos concertados y, especialmente, de empresas privadas. Para radiografiar la situación se desde el 23 de marzo se les empezó a enviar fichas para que completaran los datos y poder hacer un seguimiento de todos los posibles casos de coronavirus en los centros sociosanitarios canarios. «Un 20% no respondió y nos preocupaba, por eso contactamos con Seguridad y Emergencias coordinados con las policías y, a la vez , Salud Pública envió a su inspección», señaló la viceconsejera. Con estas actuaciones, y de momento, se ha detectados dos residencias pirata en las islas, una en Fuerteventura, que atendía a siete usuarios, y otra en La Laguna, con ocho usuarios. A todos ellos se les está buscando un nuevo lugar bien con sus familias o en otros centros. Derechos Sociales está también enviando informes de la Fiscalía «por que este e un tema prioritario para el Gobierno», abundó Martínez.