Barrio de Malasaña de Madrid, donde se perpetró la agresión, con la bandera del arcoíris. / E. P. /Vídeo: Atlas

Sánchez convoca el viernes la comisión contra los delitos de odio

Todos los partidos políticos condenan la agresión a un joven en Madrid al que le grabaron a cuchillo en la nalga la palabra «maricón»

SARA RUBIO Madrid

El presidente del gobierno, Pedro Sánchez, ha convocado de manera urgente la comisión de seguimiento del Plan de Lucha contra los Delitos de Odio, ante el preocupante aumento de casos. La portavoz del Gobierno, Isabel Rodríguez, fue la encargada de comunicarlo en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, y aprovechó la ocasión para expresar la firme condena de todo el Ejecutivo.

La Policía Nacional continúa investigando la agresión al joven de 20 años el pasado domingo en el barrio madrileño de Malasaña. Los ocho individuos, aún sin identificar, asaltaron encapuchados a la víctima cuando entraba al portal de su casa y le propinaron varios golpes y heridas de arma blanca al grito de «maricón», palabra que también grabaron en su glúteo con el cuchillo. La agresión tuvo lugar a plena luz del día, sobre las 17:15 horas. Los agentes intentan ahora identificar y localizar a los violentos, para lo cual están revisando las grabaciones de las cámaras de seguridad de la zona. Los funcionarios investigan si los autores de esta brutal paliza conocían al joven y si pudo haber un móvil que les llevase a cometer el ataque.

El suceso ha desencadenado un torrente de denuncias por parte de los principales líderes políticos. El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, condenó los hechos en su perfil de Twitter: «En nuestra sociedad no tiene cabida el odio. Mi rotunda condena a este ataque homófobo». A estas denuncias se han sumado desde el PP a Podemos.

Caldo de cultivo

En las redes sociales abundaron los mensajes que atribuían al discurso homófobo de Vox crear un caldo de cultivo propicio para que luego se perpetren estos atentados. Su portavoz, Javier Ortega Smith, intentó salió al paso de las acusaciones alimentando teorías xenófobas: «Condenamos todo tipo de violencia. Lo que pedimos es que la información se diga claramente: la violencia tiene una causa directa con la entrada masiva de inmigración ilegal, se está produciendo violencia por provinientes del Magreb contra mujeres, a quienes obligan a ir a cinco o diez pasos por detrás».

El alcalde de Madrid, José Luis Martínez Almeida, señaló que le parece «excesivo» decir que Vox «puede estar detrás» de la agresión por sus «mensajes». Tales palabras fueron recusadas por Ione Belarra, ministra de Derechos Sociales, que denunció la indulgencia que el PP dispensa a los populistas. «El PP decide quitarle hierro a los discursos de odio que la ultraderecha lanza a diario. No podemos callar ante los que no permiten vivir una vida segura».

Esta agresión llega pocos meses después del linchamiento que acabó con la vida del joven coruñés Samuel Luiz, ataque que se perpetró al grito de «maricón de mierda». Según el Ministerio del Interior, en los seis primeros meses de 2021 las fuerzas de seguridad han recibido 610 denuncias por esta causa, un 9,3% más que en el mismo periodo del año 2019. La vocal de delitos de odio de la FELGTB, Arantxa Miranda, denunció que «los casos dejan de ser aislados y se generalizan provocando miedo e inseguridad en la población». Esa sensación ha llevado al colectivo LGTBI a convocar manifestaciones en toda España para condenar estos actos.