Investigan una presunta agresión homófoba cometida por ocho encapuchados en Madrid

Los asaltantes, según la versión de la víctima a la Policía, se colaron en su portal, le cortaron el labio y le grabaron la palabra «maricón» con un cuchillo en el glúteo. En los primeros seis meses del año, Policía y Guardia Civil han recibido 610 denuncias por infracciones de delitos de odio, un 9,3% más que el mismo periodo en 2019

Isaac Asenjo
ISAAC ASENJO Madrid

Se adentraron en el portal en el que vive en el barrio madrileño de Malasaña, le cortaron el labio y le grabaron la palabra «maricón» con una navaja en el glúteo. Marcado por su orientación sexual por ocho encapuchados a las 17:15 horas del pasado domingo, a plena luz del día en el centro de Madrid. La Policía que trata de identificar a los individuos que agredieron y amenazaron, según la versión de la víctima, a un joven español de 20 años, analizando principalmente los vídeos grabados en la zona durante los minutos previos y posteriores a la paliza por las cámaras de seguridad, al tiempo que peinan la zona en busca de testigos y vecinos del lugar con el objetivo de lograr identificar a los responsables.

La víctima contó a la policía que volvía a casa cuando fue abordado en el portal por este grupo, vestigos con sudaderas negras con capuchas y pasamontañas, que le profirieron insultos como «maricón de mierda», «asqueroso», «comemierdas» o «anticristo». La Policía investiga ahora si la víctima conocía a los autores y si estos planificaron el ataque por algún tipo de motivo. También, cuenta el joven, le propinaron varios cortes con una navaja tanto en el labio inferior como en el glúteo, donde le marcaron la palabra «maricón», dejándole malherido tumbado en el suelo.

Ante estos hechos, la asociación Kifkif habla de ataque «organizado, gravísimo y criminal». Esta agresión homófoba ha desatado una oleada de críticas y ya se ha convocado una manifestación en Madrid para el próximo miércoles bajo el lema Nos están matando. El colectivo LGTBI+ de Madrid, COGAM, ha convocado una para este sábado por la tarde, también en la Puerta del Sol, contra la «espiral de agresiones» que están sufriendo las personas LGTBI.

En los primeros seis meses del año, Policía y Guardia Civil han recibido 610 denuncias por infracciones de delitos de odio, un 9,3% más que el mismo periodo en 2019, cuando se notificaron 558 sucesos, cifra que hasta la fecha se situaba en su pico histórico desde que en 2014 comenzaran a contabilizarse las estadísticas específicas de este tipo de delitos. Según un estudio realizado por el Ministerio del Interior: nueve de cada diez víctimas españolas de delitos de odio (el 89,24%) no denuncian las vejaciones o agresiones sufridas. Solo con multiplicar por nueve los ataques por odio notificados tendríamos unos 15.000 delitos anuales, 13.500 de ellos ocultos. La escalada de estos delitos, que pueden conllevar penas de cárcel de seis meses a cuatro años, multas e inhabilitaciones profesionales por hasta más de una década, es imparable.

Pedro Sánchez presidirá este viernes una comisión especial sobre delitos de odio tras las últimas agresiones homófobas. El presidente del Gobierno asistirá a la reunión que analiza el seguimiento del Plan de Acción de Lucha contra los Delitos de Odio que Interior puso en marcha en 2018.

Las redes han condenado la agresión y muchos han relacionado lo ocurrido con el discurso de la ultraderacha de Vox hacia las personas LGTBI. Precisamente esta formación, de boca de su secretario general, ha querido condenar el ataque, aunque a su manera. «Condenamos todo tipo de violencia. Lo que pedimos es que la información se diga claramente: la violencia tiene una causa directa con la entrada masiva de inmigración ilegal», ha dicho en declaraciones En la hora de la 1. Pese a esto, la condena de la política madrileña ha sido unánime y han sido varios los líderes de distintos partidos políticos los que han mostrado su indignación por el ataque homófobo.

El asesinato de Samuel

La agresión se produce solo unos meses después de la que sufrió Samuel Luiz, el joven de A Coruña asesinado en una brutal paliza al grito de «maricón de mierda». La investigación calcula que los agresores persiguieron al chico a lo largo de unos 150 metros se implicaron de alguna forma una decena de personas, aunque solo seis han sido detenidas. Aquel episodio despertó una marea de indignación del movimiento LGTBI en toda España, provocando manifestaciones en varias ciudades. Las recientes agresiones han hecho saltar todas las alarmas ante el aumento de estos ataques.

En Amorebieta (Vizcaya), un joven permanece en coma ingresado en un hospital desde finales de julio, tras otra brutal paliza propinada por un grupo de jóvenes. Catorce personas han sido detenidas en relación a este suceso -siete de ellos menores- y, los implicados pertenecen a una banda violenta (Los Hermanos Koala). Por el momento, no se ha confirmado que su condición de gay fuera el móvil de la atroz agresión. En Madrid, otro joven rapero de 18 años con síndrome Asperger fue mortalmente apuñalado en un túnel por tres menores de edad a mediados de julio.

Las agresiones homófobas continúan. La noche del pasado 29 de agosto, cuando la víctima de la brutal agresión homófoba en Melilla se encontraba sentado en un banco de la plaza Torres Quevedo de Melilla, llegó su agresor y empezó a increparle. «Dios va a quemarte, maricón»; «Hijo de puta, te han dado muchos derechos aquí, maricón: este es territorio es musulmán», «Mereces la muerte por los pecados», o «Dios te va a mandar al infierno». El hombre le dejó la cara hinchada por los fuertes golpes que le propinó y con los labios ensangrentados. También le desgarró camiseta, por donde -cuenta- le agarró para seguir golpeándole hasta que cayó al suelo.

La madrugada del sábado al domingo, un joven de Velada (Toledo) perdió temporalmente la visión en un ojo, además de múltiples rasguños, mientras éste se encontraba realizando un botellón junto a varios amigos. Una chica le increpó, le llamó «maricón» y le dijo que «perdía aceite».