Un sanitario recibe una dosis de la vacuna. / EFE

Sanidad y las comunidades avalan la tercera dosis para los mayores de 50 años

El ministerio rechaza decretar nuevas restricciones ante la Navidad y recuerda que la mascarilla también es obligatoria en exteriores si no se puede guardar la distancia de seguridad

ANDER AZPIROZ | ÁLVARO SOTO Madrid

Finalmente no serán todos los mayores de 40 años, sino solo los de 50, los que podrán recibir la tercera dosis de la vacuna contra la covid-19 en las próximas semanas. El Ministerio de Sanidad y las comunidades avalaron este miércoles en el Consejo Interterritorial la incorporación de otro grupo de edad a la dosis de refuerzo: siete millones de personas de entre 50 y 60 años tendrán acceso a este nuevo pinchazo, con el que se pretende paliar el descenso de eficacia de las vacunas con el paso del tiempo y también hacer frente a ómicron, que amenaza con convertirse en la variante dominante en 2022.

Hasta ahora, la tercera dosis estaba a disposición de los mayores de 60 años y aunque en los documentos previos a la reunión de ayer se planteó la posibilidad de rebajar la edad de administración hasta los 40 años, los técnicos de Sanidad y de las comunidades optaron por fijar como límite los 50, una opción más conservadora, pero también más ajustada a los criterios técnicos.

El colectivo de entre 50 y 60 cumple ahora seis meses desde que recibió la segunda dosis y este es el periodo en el que la mayoría de los estudios estima que se produce un descenso en la eficacia vacunal. Siguiendo el criterio científico, no tendría demasiado sentido inocular la tercera dosis a las personas que no han cumplido ese medio año desde que recibieron la pauta completa, argumentan desde el departamento de Carolina Darias.

Por tanto, quienes tienen entre 40 y 49 años deberán esperar a enero o a febrero para pincharse por tercera vez, aunque la Unión Europea pidió hace tres semanas que este grupo, e incluso todos los mayores de 18 años, reciban la dosis extra cuanto antes.

Desde mediados de septiembre, el Ministerio de Sanidad ha incorporado a diferentes colectivos en esta dosis de refuerzo. Primero fueron los residentes en centros de mayores, los pacientes sometidos a tratamientos inmunosupresores de muy alto riesgo y las personas de más de 40 años con síndrome de Down, a principios de octubre se sumaron los mayores de 70 años, ya en noviembre fueron los de 60 y ahora les toca el turno a los mayores de 50.

Eso sí, Darias urgió a los colectivos de más de 50 años a recibir la tercera dosis antes de Navidad. «Debemos acelerar lo máximo posible la vacunación para seguir protegiéndonos», afirmó la ministra. Cuatro de cada diez mayores de 60 años no tiene todavía la dosis de refuerzo.

El Consejo Interterritorial también aprobó que los menores de 60 años que en su momento se inocularon AstraZeneca –básicamente, trabajadores esenciales (profesores, bomberos o policías) que accedieron a este compuesto porque sobre todo al principio de la campaña de vacunación había más dosis de esta farmacéutica disponibles– reciban también un pinchazo de refuerzo, que será de ARN mensajero, si han cumplido seis meses desde que completaron la pauta.

La expansión de ómicron ha obligado a los países del continente a decretar nuevas restricciones. España se agarra a la vacunación y a las medidas no farmacológicas para frenar la sexta ola y a ómicron y no establecerá, por ahora, más restricciones. Y eso que la situación parece muy preocupante, sobre todo después de que el Centro Europeo para la Prevención y el Control de Enfermedades (ECDC) avisara ayer de que la vacunación «no será suficiente». El organismo europeo pedía más medidas, como restablecer el uso de las mascarillas o la obligatoriedad del teletrabajo.

Sin embargo, Darias argumentó que la situación en España es distinta a la de otros países europeos por el alto porcentaje de vacunados aquí y se limitó a apelar a la «cultura del cuidado», un término que alude a las medidas ya conocidas: mascarillas en interiores «y en exteriores cuando no se pueda guardar la distancia de seguridad», recalcó la ministra; higiene y metro y medio de separación entre las personas.