«A los clientes intentamos tranquilizarlos; hay mucha psicosis y mucho miedo»

El miedo al Covid-19 agotó hace semanas en Canarias las mascarillas y las soluciones hidroalcohólicas en las farmacias. Las que hay se desvían a los centros sanitarios. El presidente del Colegio de Farmacéuticos de Las Palmas llama a la tranquilidad

R.R. / SANTA CRUZ DE TENERIFE

Las farmacias de Canarias hace semanas que no dispensan ni mascarillas ni soluciones hidroalcohólicas para la higiene de las manos. El miedo al contagio del coronavirus también ha llevado a los farmacéuticos a racionar las pocas existencias que aún les quedan en el almacén y venderlas «solo a quien realmente las necesita», asegura Juan Ramón Santana, presidente del Colegio de Farmacéuticos de Las Palmas y propietario de una farmacia en la capital grancanaria, que reconoce que la demanda ha sido «muy, muy grande».

«Hay mucha psicosis y mucho miedo», asegura Santana, que ha recomendado a sus colegas que intenten «tranquilizar a los clientes» que llegan demandando mascarillas para protegerse del coronavirus y explicarles que ponerse una mascarilla no los va a librar del contagio. «Las mascarillas tiene que llevarlas la persona que ha dado positivo en coronavirus, sus cuidadores y el personal sanitario, nadie mas».

El resto de población «no es necesario que lleve mascarilla para protegerse», dice el farmacéutico, y así se lo explica a sus clientes, porque, según reitera día tras día a «decenas de personas», de lo que se trata es «de intentar que el virus no se transmita y quien lo porta es quien tiene que usar mascarilla».

Santana recuerda en este sentido que donde tiene que haber mascarillas y soluciones hidroalcohólicas para las manos es «en los centros sanitarios». Ahí, dice, «no hay desabastecimiento» y, además, recuerda que la Consejería de Sanidad ha dado instrucciones a los distribuidores de productos sanitarios en las islas que las remesas que les lleguen de estos productos «se desvíen» directamente a los centros de salud y los hospitales. Así se los indicó la propia consejera de Sanidad, Teresa Cruz, en la reunión que mantuvo con ellos y con los presidentes de los colegios de médicos y de enfermería para tratar todo lo relacionado con el coronavirus.

Si las farmacias tienen aún algunas mascarillas, a donde no llegan es a las cooperativas farmacéuticas Cofarca y Cofarte, que están desbastecidas «porque este problema no es solo de Canarias, sino mundial: no hay mascarillas ni aquí ni en ningún sitio por la enorme demanda que está habiendo».

«Todo el mundo está pidiendo mascarillas», aseguró Juan Ramón Santana, y por eso ellos decidieron en un primer momento «racionalizarlas», dando «solo dos por persona» y únicamente a aquellos que presentaban alguna patología y realmente necesitan llevarla. Y lo mismo que con las mascarillas ha sucedido con las soluciones hidroalcohólicas. «Hubo un determinado momento en que, además de mascarillas, la gente empezó a pedir estas soluciones», dice Santana, que reconoce que también «hay escasez» y con problemas de suministro por parte de las distribuidoras.

Desde su punto de vista, «lavarse las manos con agua y jabón durante 20 o 30 segundos vale igual» que hacerlo con estos geles, pero ante la gran demanda que hay los farmacéuticos han solicitado a Sanidad que los autorice para formularlos en las propias farmacias y están a la espera de que los autorice.