Foto de archivo del inicio de la vacunación pediátrica contra la covid en Infecar el pasado mes de diciembre. / JUAN CARLOS ALONSO

20.000 niños canarios se quedan con una dosis de la vacuna: «Hay padres que adoptan falsas creencias»

Sanidad insta a que se complete la pauta aunque se haya tenido la covid. La vacunación pediátrica y la de refuerzo se estancan en porcentajes muy bajos

T. ARTILES Las Palmas de Gran Canaria.

La vacunación infantil y la administración de la tercera dosis se han quedado estancadas en Canarias en coberturas muy bajas. En un momento en el que arrecia la séptima ola de la pandemia de coronavirus, Sanidad ha vuelto a pedir de forma clara la necesidad de protegerse y proteger a los más vulnerables frente al virus, y la vacunación «es una de las herramientas más eficaces».

En el caso de la población infantil de 5 a 11 años, un 53% ha recibido al menos una dosis en Canarias y con la pauta completa el porcentaje baja al 39,5%, cinco puntos por debajo de la media estatal. En números redondos, más de 20.000 niños y niñas se han quedado con solo una dosis de la vacuna y a Sanidad «le está costando» remontar estas cifras, muchas veces por «creencias erróneas de los padres», reconoce Begoña Reyero, coordinadora de la campaña de vacunación de la covid en el archipiélago.

«Está costando porque muchos padres ven que sus hijos están pasando la infección de forma asintomática, pero hay que recordar la importancia de que si el niño pasa la enfermedad después de la primera dosis hay que completarla con la segunda porque solo así la vacunación es efectiva», explica la sanitaria. En el caso de que se pase la enfermedad antes de pincharse, «tienen que esperar ocho semanas para vacunarse con una sola dosis».

Campaña para concienciar

Sanidad ha realizado una campaña con vídeos de los representantes de las asociaciones de pediatría de las islas señalando la importancia de la vacunación de la covid. Además, se ha puesto en marcha un sistema de «captación activa» desde los centros de salud donde pediatras y enfermeras llaman a los padres de pacientes no vacunados para saber los motivos. « Se esta viendo mucho que los padres responden que porque su hijo ya pasó la covid, y el hecho de que los niños lo estén pasando de forma asintómática ha hecho que los padres hayan adoptado creencias erróneas que tenemos que ir combatiendo, porque lo que está claro es que la vacunación ha servido para la protección individual y la colectiva, sobre todo de las personas más vulnerables», destaca Reyero. «Tenemos que insistir mucho con los padres y decirles que confíen en la vacuna de los niños, es efectiva y beneficiosa, y si han pasado el covid que se pongan la segunda dosis», añade.

El porcentaje de personas con la dosis de refuerzo –prescrita a partir de los 18 años– también está estancada en Canarias en porcentajes muy bajos, y la población de menos de 50 años es la más reacia a pincharse por tercera vez contra la covid, con solo el 59% de los de 40 a 49 años, el 37% de treintañeros, el 26% de quienes están en la veintena o el 13,38% de jóvenes de 18 y 19 años, según el último informe del Ministerio de Sanidad. «Es el mismo hándicap que con la vacunación infantil», destaca Reyero. «La sexta ola ha hecho mucho daño, vino ómicron con más contagios pero con sintomatología más leve y la gente ha confundido esto con un motivo para no vacunarse», añade.

Explosión de contagios

Sanidad apela a los mayores de 60 años sin dosis de refuerzo a ponérsela para salvaguardarles de pasar la enfermedad de forma grave, «y por supuesto a la gente joven para que contribuyan con la vacunación al control de la pandemia y la protección de los más vulnerables». Y todo en plena explosión de contagios que ya ha derivado en un aumento de la presión asistencial, con la ocupación covid de camas en los hospitales de Gran Canaria en riesgo alto.

«Que la transmisión siga en los niveles que están ahora es porque el virus está mutando y si muta nos podemos arriesgar que esas mutaciones se nos vayan de las manos, que queden fuera de la protección de las vacuna; en nuestra responsabilidad está también mejorar el control de la pandemia y la vacunación es una herramienta más, como la mascarilla y un montón de medidas que tristemente estamos empezando a olvidarnos», concluye Reyero.