María Neira.

María Neira: «La OMS necesita más presupuesto y más poder de intervención»

La directora de Salud Pública y Medio Ambiente de la OMS asegura que las mujeres tienen «pudor» por ascender, mientras que los hombres «lo sienten más normal»

Edurne Martínez
EDURNE MARTÍNEZ Madrid

Incluso en una institución como la OMS (Organización Mundial de la Salud), donde la no discriminación es uno de los valores fundamentales, existen ciertos obstáculos para el ascenso profesional de las mujeres que en ocasiones se los ponen ellas mismas. Así lo explicó durante la segunda jornada del Santander WomenNOW María Neira, directora de Salud Pública y Medio Ambiente de la OMS. A su juicio, una mujer «le cuesta más» pensar en un progreso profesional, mientras que los hombres «se sienten más capaces, sienten que socialmente es más normal ascender».

Por ello, recomendó olvidarse de estos obstáculos y dar un paso adelante para que las mujeres puedan estar en los altos mandos tomando decisiones. Y más en un momento histórico como este, en el que la ciencia y la medicina han tomado un papel fundamental. En su organización prefieren no hablar en términos bélicos sobre la pandemia, ya que muchos lo han comparado con una guerra mundial. Aun así, según Neira, hay algunas enfermedades que son una «gran batalla», unas más visibles como esta pandemia y otras mucho más «sibilinas», como la contaminación del aire, que mata a 7 millones de personas al año en el mundo y es «el asesino invisible».

Por ello, tiene claro que nos corresponde a nosotros tomar medidas de prevención, proponer y entender las causas de las enfermedades que puedan ir surgiendo. «No podemos quedarnos siendo solo bomberos, sino entender por qué el fuego estalló de esa forma», explicó Neira, que destacó que de otra forma se puede «perder la visión conjunta fundamental que hay que tener en Salud Pública».

Además, recordó que la vacuna contra el coronavirus se ha podido producir en solo un año porque había muchos científicos que llevaban muchos más en este tipo de investigación. «Cuando inyectas dinero y los reguladores evitan procesos innecesarios se avanza mucho más rápido», reconoció Neira, que considera que la «generosidad» en el intercambio de información y datos ha sido «fundamental» para agilizar el proceso y conseguir la solución a la pandemia.

También es consciente de que la OMS ha estado «tremendamente expuesta» por el seguimiento mediático de la pandemia, pero defiende que su organización declaró la alerta máxima el 31 de enero de 2020, cuando solo había tres fallecidos por covid fuera de China. «Si hubiéramos lanzado la alerta antes, nadie hubiera hecho caso», señala Neira, que explica que a partir de ese momento era el turno de los países por proponer sus medidas.

Unas medidas que se tomaron de forma muy diferentes por regiones y que la directora de Salud Pública no se atrevió a clasificar por quiénes lo hicieron mejor y quiénes peor, sino que considera que las críticas hará repensar los modelos y «se avanzará» colectivamente.

De hecho, Neira considera necesario que la OMS tenga más presupuesto y poder para ser capaces de «intervenir» más incisivamente en algunos asuntos. Destacó que no hay que olvidar que la organización, que tiene 154 países detrás, tiene el presupuesto de «un pequeño hospital de Ginebra».