Dylan Farrow, durante su intervención en el Santander WomenNOW. / Isabel Pemuy

Dylan Farrow: «La serie 'Allen v. Farrow' debe servir para suscitar el debate»

Tras años denunciando abusos sexuales del cineasta, encuentra ahora una vía de escape a su trauma con la escritura de una novela de fantasía

Doménico Chiappe
DOMÉNICO CHIAPPE Madrid

Nunca pronuncia el nombre de Woody Allen, el hombre al que acusa de abusar sexualmente de ella cuando era niña y que cuenta con numerosos defensores, y poder, que ponen en duda su testimonio contra él. Pero Dylan Farrow no calla. Su historia de presuntos abusos por parte de la pareja de su madre, Mia Farrow, desde que tenía siete años está en documental 'Allen v. Farrow', estrenado este año en HBO. «Creo que en cuanto a ese aspecto de mi vida hay poco que ya pueda decir», dice Farrow, ahora de 35 años en el Santander WomenNOW. «La serie lo ha dicho todo. Pero también quiero pensar que he tenido una vida muy plena aparte de ese episodio muy concentrado en mi vida, que ya se ha debatido, discutido y litigado hasta el final. Es un aspecto que quisiera mantener lo más privado posible. Sin embargo, mi esperanza es que la situación (de abusos sexuales a menores por parte de una persona de confianza) contada en la serie sirva a otras familias de supervivientes, para que puedan verse reflejados. 'Allen v. Farrow' debe servir para suscitar el debate. Porque lo que se aborda ahí es que nunca se habla del tema».

Ahora autora de libros para adolescentes, Farrow explora ese mismo sentimiento desde la fantasía en su primera novela, que se publicará en español con el título 'Silencio'. «En esencia es la historia de una joven en un viaje para encontrar su propia voz, y descubrir la verdad y su fuerza interior», avanza. «Como autora me ha dado una vía de escape para sobrellevar y examinar mi propio trauma, mis emociones sobre el mundo y la vida, mis observaciones sobre la realidad de lo que me ha pasado a mí y a la gente a mi alrededor».

En terapia psicológica desde los cinco años y que, como ella misma dice, ha pasado por «muchos terapeutas», Farrow ha encontrado en la escritura un «mecanismo reparador» y los «buenos terapeutas me han animado a hacerlo. Es sanador y beneficioso». Tras esa literatura propia, que primero leía solo a su hermana menor, ha logrado encontrar una forma «más divertida que la realidad» para volcar su propio relato hasta el punto de hablar de su protagonista para referirse a sí misma. ¿Es víctima o superviviente? «La protagonista de la novela es víctima y está oprimida por el sistema. Acaba encontrando su verdad y descubre cómo navegar y superar su pasado. Al final, ella está más en el territorio del superviviente que de la víctima».

Para aquellos que han cometido abusos, Farrow apoya que sean penalizados con el destierro público, sean actores, músicos o directores de cine. Lo que en Estados Unidos, cuna del MeToo, se llama 'cultura de la cancelación'. La cultura de la cancelación. « Yo prefiero usar otro término y llamarlo 'rendición de cuentas', porque decir que se 'cancela' algo es peyorativo y negativo. Yo aliento a los demás a predicar con el ejemplo y es importante cambiar de opinión según surge nueva información sobre alguien, aunque sea incómodo hacerlo».