El 80% de la población española pide avanzar de fase

Las cartas ya están sobre la mesa y dicen en Sanidad que, en casi todos los casos, tienen muy buena pinta. El departamento que dirige Salvador Illa, salvo rebrotes de última hora, tiene previsto dar el visto bueno a la inmensa mayoría de las peticiones de las comunidades para avanzar de fase la próxima semana, bien al escalón 2, bien al último peldaño del plan de la desescalada.

MELCHOR SÁIZ- PARDO / MADRID

En conjunto, el 80% de la población española (unos 37 millones de personas) se examina en esta nueva convocatoria semanal hacia la nueva normalidad cuyos resultados se darán a conocer el jueves o el viernes.

Los especialistas del equipo que lidera Fernando Simón no tienen dudas sobre los candidatos a pasar a la fase 2. El lunes, si nada se tuerce, todo el país habrá dicho adiós a la escalón 1 y todo el territorio nacional se moverá entre la fase 2 y 3. Sanidad tiene previsto dar luz verde a la progresión el 8 de junio de las zonas más rezagadas de la desescalada: la Comunidad de Madrid, Barcelona y su área metropolitana, el área sanitaria de Lleida, y Castilla y León (excepto El Bierzo). Se trata quince millones de personas, el 30% de la población del estado.

Los indicadores sobre la evolución de la epidemia, detección temprana y respuesta ante un posible rebrote de las dos metrópolis y de Castilla y León son «muy positivos», según explican los expertos que asesoran a Moncloa.

¿Movilidad?

El otro grupo de aspirantes son los territorios que piden a pasar a la fase 3 el próximo lunes. Un escalón en el que los diferentes gobiernos autonómicos pasarán a dirigir en solitario la desescalada y el paso a la ‘nueva normalidad’ y en el que el Gobierno sigue estudiando si permitir la movilidad entre las diferentes comunidades que ya hayan llegado a éste último escalón.

Las zonas que han pedido avanzar a ese último estadio son las once comunidades completas de Andalucía, Aragón, Asturias, Baleares, Canarias, Cantabria, Extremadura, Murcia, Navarra, País Vasco y La Rioja, además de Melilla; Cuenca y Guadalajara en Castilla-La Mancha; y en Cataluña las áreas del Camp de Tarragona, Terres de l’Ebre y Alt Pirineu.

Y es en este grupo donde los técnicos de Sanidad podrían poner alguna objeción. Por lo pronto, en el ministerio sigue imperando la norma de que la permanencia en cada fase debe ser de dos semanas, por lo que valoran denegar la petición de la Junta de Andalucía y del Gobierno de Murcia de que Málaga y Granada y el municipio de Totana pasen a la fase 3 tras haber permanecido exclusivamente una semana en el estadio 2.

La ciudad de Ceuta, que sí que cumple el requisito de fase 2, ha pedido ‘motu propio’ no avanzar esta semana debido a un rebrote en una fiesta de cumpleaños que ha desembocado en 22 contagios y en el aislamiento de 271 personas.

Rebrotes

Precisamente la amplitud de otros rebrotes en zonas en territorios que aspiran a la fase 3 (como Badajoz, Córdoba, Mallorca, Tenerife o Gijón) está siendo valorada todavía por los epidemiólogos de Sanidad para determinar si, a pesar de estos repuntes, las provincias completas pueden avanzar o es necesario hacer permanecer a ciertos territorios en fase 2 al menos una semana más.

A esta nueva convocatoria de cambio de fase únicamente n o concurren el 20% de la población del país. Se trata de los algo menos de d iez millones de habitantes de las cuatro islas canarias y baleares que están ya en la fase 3 ( La Graciosa, El Hierro, La Gomera y Formentera) ; toda la Comunidad Valenciana, Toledo, Cuenca y Guadalajara, varias áreas de Cataluña (las comarcas sanitarias de Girona, Catalunya Central, Alt Penedès y El Garraf) y El Bierzo en León.