Suspenso canario en el informe PISA

04/12/2019

El alumnado de 15 años de las islas obtiene el peor resultado de todas las comunidades autónomas en las pruebas de matemáticas y ciencias de la evaluación internacional de 2018. España empeora su puntuación en las dos áreas respecto al estudio de 2015

Canarias se estanca en el vagón de cola del informe PISA. El alumnado de 15 años del archipiélago obtiene la puntuación más baja de todas las comunidades autónomas en matemáticas y ciencias en las pruebas del Programa de Evaluación Internacional de Estudiantes (PISA) de 2018, mejorando ligeramente en la primera y empeorando un poco en la segunda respecto al estudio de 2015. El informe presentado ayer ha llegado cargado de polémica en España por la no publicación de los resultados de comprensión lectora por las «anomalías» detectadas en algunas respuestas de las pruebas.

El primer PISA realizado con la Lomce implantada en 4º de la ESO refleja que los resultados españoles en las dos puebas se sitúan por debajo de la media de los países de la Unión Europea (UE) y de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) –organismo que realiza el informe–, pero las diferencias entre las regiones son muy significativas, con una brecha que parte el país en las comunidades del norte, con las mejores puntuaciones, y las del sur, con las peores. Andalucía, Extremadura, Murcia, Castilla-La Mancha y la Comunidad Valenciana acompañan a Canarias en el vagón de cola por los resultados de su alumnado.

En matemáticas, los y las estudiantes de las islas obtienen 460 puntos, ocho más que en 2015. Son 43 menos que en Navarra, primera comunidad en resultados, cuyos jóvenes de 15 años van un curso por delante de los del archipiélago, ya que la OCDE considera que 30 puntos de diferencia implican un año de escolarización. La media estatal en matemáticas se sitúa en 481 puntos, por 494 la de los países de la UE.

En ciencias la situación es parecida. Canarias obtiene 470 puntos –cinco menos que en 2015–, por los 510 de Galicia, primera en el listado. La diferencia entre la primera y la última comunidad es de 40 puntos. La media estatal se sitúa en los 483 puntos, siete y seis menos, respectivamente, que la de la UE y la OCDE.

La consejera canaria de Educación, María José Guerra Palmera, destacó que el informe de este año es cuando menos «polémico» por la suspensión de la publicación de los resultados de comprensión lectora, una «competencia básica que se medía y derivada de ella se medía también la competencia en matemáticas y en ciencias». «La capacidad de la comprensión lectora no está evaluada y nos deja con una gran incertidumbre porque la lectura es la capacidad básica para emprender cualquier aprendizaje», señaló la consejera, quien incidió en que «queda muy clara la brecha entre las comunidades del norte y del sur».

El informe destaca que el 10% de una puntuación está condicionada por el estatus socioeconómico y cultural y las comunidades del sur del país son las que peores indicadores arrastran, como el nivel de renta o tasa de paro.

Una de las comunidades más ricas, la de Madrid, es la que ha sufrido el mayor retroceso respecto a 2015 –29 puntos menos en ciencias y 17 en matemáticas– y su consejero del área cuestionó la fiabilidad del estudio, algo que rechazó el Gobierno a pesar de los malos resultados del alumnado del país. España «confía plenamente en el rigor y calidad» del informe PISA 2018, del que «nadie discute los estándares técnicos», resumió en rueda de prensa Alejandro Tiana, secretario de Estado de Educación.