Manuela Armas. / EFE

En la escuela pública canaria «no hay copago en absoluto»

La Consejera de Educación recuerda que este año aumentará, además, el presupuesto de comedores un 33% y la ayuda al transporte llegará a los 58 millones

L.R.G. Las Palmas de Gran Canaria.

La consejera canaria de Educación, Manuela Armas, aseguró ayer en comisión parlamentaria que en la escuela pública en las islas «no hay en absoluto copago». Respondía así a preguntas del PP sobre la polémica suscitada estas semanas a propósito del dinero extra que piden los centros para papel higiénico, toallitas o folios, entre otras, y que han denunciado las AMPA.

«Aquí se han malinterpretado las cosas. Lo que piden los profesores y profesoras es material que van a usar. El papel higiénico no es para que vaya al baño. Eso le corresponde a los ayuntamiento. Cuando se pide en Infantil o Primaria un rollo de papel o de servilletas es para sonar al niño o limpiar la mesa». Aún así, añadió Armas, «he mandado un recordatorio a los centros para recordar que es obligatorio explicar para qué se va a dedicar el dinero y que es voluntario. Lo único que es obligatorio es el seguro escolar».

Armas afirmó que con esas aportaciones los niños y niñas hacen disfraces de Carnaval o las tarjetas de Navidad. «Para ese tipo de cosas la mayor parte de las familias dan un dinero a principios de curso porque les viene mejor que darlo a lo largo del mismo».

Y recordó que se había reunido con las Federaciones de las AMPA y que Fitapa (Tenerife) «no estaban de acuerdo con las declaraciones de Confapa (Gran Canaria). Con todo, abundó, «quiero dejar claro es que en Canarias no hay copago en absoluto. Los niños y niñas tienen asegurada su enseñanza. Si su economía no les permite pagar el comedor comen gratis. Si viven lejos están transportados. Si no hay capacidad económica para libros de texto, además de becas nominadas este año más de 9.000 niños y niñas han recibido material».

Armas recordó que 14.000 niños no pagan el desayuno ni almuerzo y que este año se aumentará el presupuesto de comedores en un 33%. También se aumentará el de transporte escolar, que lo la actualización del IPC ascenderá a más de 58 millones de euros.

«No hay guerra con las universidades»

Por otro lado, la consejera también respondió a preguntas sobre el contrato programa que negocia con las dos universidades públicas canarias. Armas recordó que hasta ahora no solo se había cumplido el vigente sino que se ha aumentado el presupuesto por la pandemia. También quiso «dejar claro que no hay una guerra de las universidades con el Gobierno», pero que «el dinero público debe estar justificado». Por eso para el nuevo contrato programa Educación pretende marcar «objetivos concretos». La consejera recordó que las universidades públicas tienen «másteres y grados que no llegan ni al mínimo de alumnos» y eso «habrá que revisarlo. Hay una serie de cosas que conviene que ambos nos sentemos».

Educación ha encargado un estudio «sobre cómo debemos financiar» las universidades públicas canarias, análisis que se va a contrastar con el que han realizado las universidades. «Tenemos avances y la semana que entra» se van a sentar para establecer las reuniones precisas para abordar definitivamente el nuevo contrato programa.