Caso Romina

«Que la condena sea máxima y que se haga justicia»

13/02/2019

La madre de Romina Celeste Núñez llega a Lanzarote para colaborar en la investigación. Ya hay muestras de ADN del hijo de la joven paraguaya y de la progenitora, para su cotejo con el pulmón hallado en el litoral de Costa Teguise.

Miriam Rodríguez, tras tres días de viaje desde Paraguay, llegó a Lanzarote a primera hora de este miércoles. Durante la mañana estuvo horas en el Palacio de Justicia de Arrecife, asistida por su letrada, Emilia Zaballos, donde prestó declaración ante la titular del Juzgado de Instrucción 1 de Arrecife, Emma Fernández Lemus.

Durante la tarde atendió a los periodistas, declarando que ya había dejado muestras de ADN a los investigadores y confirmando que se había hecho lo propio con su nieto, para cotejar con el pulmón humano hallado el 5 de enero en el litoral de Costa Teguise, para aclarar si es parte de los restos de Romina Celeste Núñez Ródríguez, la joven supuestamente víctima de un crimen machista la pasada Nochevieja, cometido presuntamente por su marido, Raúl Díaz Cachón.

Del ingeniero madrileño pidió la madre de Romina «que la condena sea máxima y que se haga justicia», añadiendo que no se encontraba en condiciones de perdonar. «Que no me pida perdón, porque nunca lo perdonaré», sentenció Miriam Rodríguez con ojos llorosos y voz agrietada pero a la vez firme.

Raúl Díaz Cachón fue arrestado por la Guardia Civil el 13 de enero y niega ser el autor de la muerte de la joven

«Mi hija no vino a España a morirse», máxime cuando Romina estaba ya recuperada de un proceso de leucemia, dijo la madre de la joven con la que tuvo contacto por última vez el 31 de diciembre. «Yo no puedo perdonar esto, no puedo perdonar, ¿cómo voy a perdonar?», planteó ante los periodistas presentes en el Arrecife Gran Hotel, añadiendo que nunca tuvo sospechas de que la vida de su hija peligraba.

También hubo ocasión en la rueda de prensa para criticar el protocolo que se empleó el 29 de diciembre en el Hospital Doctor José Molina Orosa, lugar al que acudió Romina para ser tratada de lesiones supuestamente causadas por su marido. Convencida al parecer por Raúl, la joven finalmente se marchó sin ser atendida. Y pese a ello, dijo al respecto la abogada Emilia Zaballos, «no se dio la voz de alarma». Planteó la letrada sus dudas sobre si realmente funciona el sistema de protección de las víctimas de violencia de género. Aprovechó Miriam Rodríguez para pedir una revisión, «para que no le vuelva a pasar lo que le pasó a mi hija».

Por último, hubo ocasión para agradecer al Cabildo de Lanzarote los medios dados para permitir el traslado desde Asunción. También se agradeció la implicación de varias instituciones paraguayas y la colaboración ciudadana aglutinada bajo la marca Todos somos Romina.

Cabe recordar que Raúl Díaz Cachón fue arrestado por la Guardia Civil el 13 de enero. Niega ser el autor de la muerte de la joven, diciendo que la halló muerta al regresar a casa tras una discusión, pero sí ha reconocido que quemó el cuerpo y que lo troceó, para luego tirar los restos por varios puntos de la costa lanzaroteña. La desaparición la hizo el 8 de enero, cuando había sido en Nochevieja la última vez que Romina Celeste Núñez Rodríguez había sido vista con vida.