La tasa sobre los carburantes sigue pese al acuerdo en contra

08/04/2019

Benjamín Perdomo critica que «se siga cobrando a los ciudadanos», un año después del pleno donde se aprobó la eliminación del gravamen

El 3 abril de 2018 se acordó en el pleno del Cabildo tomar medidas para eliminar la tasa a los carburantes de la propia primera Corporación, al prosperar la moción planteada por el consejero Benjamín Perdomo, cabeza de lista de Ciudadanos en 2015. Un año después del acuerdo, no obstante, nada se ha avanzado al respecto, de modo que en las estaciones de servicio se cobra 2 céntimos de euro por litro de combustible despachado. Y no hay visos, a menos a corto plazo, de que se vaya a dar un cambio.

El valedor de la iniciativa lamenta la situación existente. «A pesar del dinero que el Cabildo tiene en sus arcas, en vez gestionar mejor, se sigue cobrando a los ciudadanos», consideró Perdomo al tiempo de criticar que el actual mandato cabildicio vaya a cerrar ciclo con este asunto pendiente de consolidación.

Asimismo, considera este consejero que existen fórmulas de financiación alternativas con las que garantizar las inversiones vinculadas a esta tasa.

Desde el grupo de gobierno que preside Pedro San Ginés, por contra, se tiene en cuenta, primeramente, que el acuerdo tomado hace un año no tenía carácter vinculante. Y a ello se suma que sigue siendo necesario un informe de Intervención para ajustar las cuentas insulares, toda vez que la eliminación de la tasa provocaría un desequilibrio en las previsiones económicas cabildicias, al quedar afectadas inversiones comprometidas. Además, se tiene en cuenta que esta tasa a los carburantes se aplica también en las demás islas, por sus respectivos cabildos.

También consta un informe interno fechado a comienzos de mayo, de la Secretaría del Cabildo, donde se da a entender que derogar el gravamen es en principio inejecutable, al no haberse seguido el procedimiento administrativo reglado. Y no hay intención de hacer contrainforme.

Desde que se aplica la tasa, en vigor desde mediados de 2014, todo el dinero recaudado ha tenido carácter finalista, dedicándose de modo exclusivo a obras de reparación de diferentes carreteras bajo titularidad cabildicia. Cada año se logra una recaudación muy próxima a los 2 millones de euros gracias a este gravamen.

El dinero ha servido para mejorar el trazado entre Tahíche y San Bartolomé, diversas carreteras de Haría o la autovía que conecta a la capital con San Bartolomé. También se ha ejecutado a cuenta de este gravamen obras de interés en los municipios de Teguise, Tinajo, Yaiza y Tías.

Fueron diversos agentes sociales y económicos los que hace cinco años intentaron evitar la aplicación de la tasa, sin éxito. Sirva de ejemplo Aculanza (Asociación de Consumidores y Usuarios de Lanzarote), que presentó alegaciones a la iniciativa, a comienzos abril de 2014, alegándose que los combustibles ya estaban siendo gravados por el Gobierno de Canarias.