«Hay serpientes por todos lados, nos vamos de aquí»

07/06/2019

La alarma ha cundido entre los vecinos de La Gavia, La Solana y El Palmital, en las medianías. «Hay más serpientes que nunca, están por todos lados, no aguanto más, nos vamos de aquí».

Así de contundente se mostró Domingo González. Regenta una vivienda vacacional en El Palmital Bajo y cuenta que hace unos días tenía alojada a una familia de Menorca que se le fue a los dos días. «Estaban asustados, y es normal, yo en una semana me he topado con ocho serpientes». Domingo habla de su experiencia personal, pero sus cifras coinciden con las que maneja el Gobierno de Canarias, que trabaja con el Cabildo en un programa de control y erradicación de esta especie invasora en Gran Canaria, que tiene uno de sus focos en las medianías teldenses. Solo el miércoles, en un solo día, los operarios de Gesplan, la empresa regional que tiene encomendado el servicio, cogieron 22 de estos ofidios. Hasta el 29 de mayo llevaban 398.

Domingo tiene claro que venderá su vivienda. «Esto se nos ha ido de las manos, al menos aquí en esta zona». Cuando habló con este periódico había acabado de matar con una piedra a una de estas culebras. «Y el chico de Gesplan que vino a buscarla traía otras seis en el coche, por eso perdóneme que me ría cuando saltan preocupados porque apareció una serpiente en Mogán...». Dice que en su finca ya no queda ni un lagarto. «Me miraba en ellos, les echaba hasta comida y ya no hay ni uno, pero lo mismo pasa con los huevos de las perdices».

«No hacen nada, pero imponen», se queja Domingo.
«No hacen nada, pero imponen», se queja Domingo.

Este vecino de El Palmital Bajo entiende que se ha producido un rebrote de esta plaga invasora, pero desde el Gobierno canario vinculan esta mayor presencia de la Lampropeltis californiae a esta época del año. «Esta es la temporada en la que están más activas, de abril a finales de julio o agosto, que coincide con su periodo de reproducción», argumenta Miguel Ángel Cabrera, técnico del Servicio de Biodiversidad de la Dirección General de Protección a la Naturaleza del Gobierno canario. «Los machos se mueven buscando a las hembras, y a estas, ya preñadas, se las ve más porque buscan alimentarse».

Advierte Cabrera que ahora mismo hay 20 operarios en los campos en misiones de captura, operativos los 7 días de la semana. Y que están a la espera de que se incorporen los que financia el Cabildo, otros 15 o 16. Además, apunta que Gobierno y Cabildo han puesto en marcha otro plan estratégico de control que ha incrementado su presupuesto. El Ejecutivo regional destinará 1,14 millones de aquí a 2022. Y el Cabildo comprometió 1,13. Con todo, admite que no es fácil y que les complica la tarea la dispersión inducida, voluntaria o no, de la serpiente. Por lo pronto, Domingo dice que se va. Y hoy en La Gavia les darán una charla a los vecinos.