La música rinde un homenaje a los héroes del incendio

    Cargando reproductor ...
13/10/2019

El Gran Canaria Arena vivió una velada mágica con un espectáculo plagado de emociones por el recuerdo de los duros días vividos por el incendio y la reacción solidaria de la ciudadanía. Se homenajeó a quienes combatieron el fuego y se hizo un llamamiento para que medianías y cumbres tengan apoyo todo el año

Con Sombra del Nublo cantado por todos -los artistas y el público- se cerró anoche en el Gran Canaria Arena el espectáculo Cumbre de mi Gran Canaria, una iniciativa del Cabildo en colaboración con los diez municipios afectados por los incendios del pasado mes de agosto. La respuesta ciudadana -con unas 7.000 entradas vendidas- a un evento cuya recaudación va destinada íntegramente a paliar los daños de aquella tragedia medioambiental -y también económica para los vecinos de la zona- refleja perfectamente el éxito cosechado.

Se había prometido un viaje «emocional» por la Cumbre y se consiguió sobradamente. Los asistentes sabían que se iban a encontrar con el verseador Yeray Rodríguez como maestro de ceremonias, y un cartel de artistas que incluía a Los Gofiones, Los Sabandeños, cantantes y músicos de todas las islas, y el chorro de voz de Cristina Ramos, entre otros alicientes. Pero hubo mucho más: el despliegue de medios con que cuenta el Gran Canaria Arena permitió ir combinando las actuaciones con vídeos alusivos al motivo del encuentro, de manera que se recordó la tragedia pero también a los héroes, entre los que no faltaron los pilotos de las hidroaviones que tan populares se hicieron con sus amerizajes en la bahía de la capital grancanaria. También hubo una performance alusiva a La Rama y a las fiestas de Las Marías y los Mayordomos, a lo que se unieron otros momentos singulares, como los que se producían cada vez que el protagonismo musical recaía en manos de niños y adolescentes. No faltaron los pastores, los agricultores, la mención a la actividad de las queserías e igualmente la mención a que el sufrimiento de Gran Canaria en aquel mes de agosto fue compartido por el resto de islas.

Uno de los mensajes del evento fue que el movimiento de solidaridad que se despertó con los incendios no debe ser flor de un día, de manera que los municipios de medianías y cumbres, así como sus residentes, deben estar siempre presentes para los del resto de la isla, y especialmente para quienes rigen los presupuestos públicos.

También es clave que esos enclaves se incorporen a las rutas turísticas y que la excursión a la Cumbre no tenga lugar solo ahora para ver los estragos del fuego, sino de manera regular, tanto por visitantes como también por los grancanarios y los habitantes de otras islas.