Los secretos de la montaña sagrada

14/07/2019

El Cabildo inaugura el centro de interpretación del Paisaje Cultural declarado Patrimonio Mundial por la Unesco en cuevas labradas del casco de Artenara. La réplica del santuario de Risco Caído estará antes de 2020. Ofrece un recorrido virtual por los atributos de las cumbres.

j. quesadA / las palmas de gran canaria

El Paisaje Cultural de Gran Canaria que es Patrimonio Mundial cuenta ya con un centro de interpretación que desvela los atributos de las casi 18.000 hectáreas de las cumbres incluidas esta distinción de la Unesco. Localizado en el casco de Artenara, en las cuevas labradas situadas bajo el mirador de La Cilla, ayer quedó inaugurado oficialmente, aunque ya lleva algunos días abierto.

El centro de interpretación ofrece un recorrido virtual por los yacimientos arqueológicos, los poblados trogloditas, las cuevas más singulares, la religión de la población prehispánica y los usos y costumbres legados por la cultura de origen Amazigh que, de forma aislada, se desarrolló en la isla durante 1.500 años.

Orgullosos del reconocimiento de su singularidad mundial, cientos de vecinos de las cumbres grancanarias se acercaron ayer hasta el centro, se retrataron ante las fotografías gigantes de la cueva Candiles, la cueva del Guayre y la cueva de la Candelaria, recorrieron a vista de pájaro roques, parajes y fortalezas como el Bentayga, el Nublo, las Cuevas del Rey, la Mesa del Junquillo, Andén de Tasarte o Risco Chimirique, repasaron algunos pasajes de las crónicas de la Conquista sobre Artevigua, Masequera, las harimaguadas, el calendario solar y los rituales de celebración de las cosechas...

El centro no limita sus contenidos al pasado prehispánico del Paisaje Cultural sino que expone también los vestigios de esa cultura que aún perviven en las cumbres, caso de la trashumancia, la elaboración de quesos, el cultivo en terrazas, el uso de las cuevas para vivir y trabajar.

Abierto a diario, de 10.00 a 17.00 horas, el centro de interpretación le ha costado 730.000 euros al Cabildo, 500.000 para la adecuación del antiguo mercado de Artenara y el equipamiento de las instalaciones y los 230.000 restantes para la reproducción a escala real de la cueva número 6 de Risco Caído, el santuario que servía de marcador de las estaciones y que ha abanderado la candidatura grancanaria a Patrimonio Mundial.

Para entrar en la réplica exacta, al milímetro, del almogarén mágico de Risco Caído faltan todavía algunos meses, según informó el presidente del Cabildo, Antonio Morales. Antes de fin de año, indicó, estará instalada en el interior del centro, en una estancia reservada ya para ella, para evitar una presión humana excesiva sobre la cueva original.

«Van a ver la cueva igual o mejor porque la evolución de la luz en un año se producirá en pocos minutos», explicó el director técnico del expediente de Risco Caído, José de León, sobre la réplica que se elabora en Madrid.

El director general en funciones de Patrimonio Histórico del Gobierno de Canarias, Miguel Ángel Clavijo, se mostró convencido de que la neocueva «protegerá el tesoro original».

Por su parte, el alcalde de Artenara, Jesús Díaz, se congratuló de la próxima instalación de la neocueva en el centro de interpretación porque «las huellas que nos dejaron nuestros aborígenes, seguro que con las huellas nuestras las íbamos a destrozar».

juan carlos alonso