Ratas noruegas a los pies de los reyes en Las Canteras

26/06/2020

Durante la inspección de seguridad para la visita real, Emalsa advirtió al Ayuntamiento de la proliferación de roedores en la calle Tenerife. Hubo que cerrar las alcantarillas de modo apresurado

Bajo el paso animoso de don Felipe y doña Letizia por la playa de Las Canteras estaba la plaga. Una proliferación anormal de ratas noruegas o de alcantarilla (Rattus norvegicus) alteró los ritmos de las revisiones de seguridad que se suelen desarrollar en las visitas de grandes personalidades.

Ocurrió en la calle Tenerife, el punto de acceso de sus majestades al paseo. Así consta en una comunicación remitida por la compañía mixta de aguas (Emalsa) al departamento de control de plagas del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria. «Hoy hemos realizado una actuación conjunta con la policía de subsuelo por la visita del rey, inspeccionando el alcantarillado en los alrededores del paseo de Las Canteras», exponen los técnicos de Emalsa, «y en concreto, en la calle Tenerife, donde hemos tenido que cerrar rápidamente las tapas de registro por presencia de múltiples ratas».

La visita de los Reyes de España transcurrió sin mayores problemas de seguridad, pero Emalsa solicitó «una actuación urgente de fumigación».

El correo fue remitido vía electrónica al área de Salud Pública del Consistorio, así como a la veterinaria municipal y al concejal de Salud Pública y Protección Animal, Luis Zamorano. La comunicación se produjo en torno a las 13.15 horas del martes 23, justo cuando don Felipe y doña Letizia aún paseaban por Las Canteras y encaminaban ya sus pasos hacia el hotel Santa Catalina, donde culminaba su agenda de actos en la isla de Gran Canaria.

«El grado de infestación tenía que haber sido bastante grande para que se decidiera cerrar rápidamente, podría haber habido una brecha de seguridad o un problema de salud pública para la población», explican las fuentes consultadas.

Ante estos hechos, el Ayuntamiento ha decidido llevar a cabo hoy mismo una actuación de desratización, «a la mayor brevedad e inmediatez posible, en coordinación con Emalsa».

Este periódico intentó contactar con Luis Zamorano, pero rechazó dar explicaciones sobre este asunto que es de su responsabilidad. Tan solo hubo respuesta del gabinete de prensa, que señaló que «en esa zona se han realizado labores de control de plagas hace dos semanas».

El Consistorio formalizó con la empresa Faycanes la adjudicación del servicio de control de plagas en mayo de 2017. El contrato tiene una duración de cuatro años y se entrega por un importe de 994.600 euros, lo que supone casi un gasto de 249.000 euros al año. El Ayuntamiento se obliga en su propio pliego a realizar una revisión periódica del servicio prestado por la compañía. «Con respecto al alcantarillado, la inspección de los servicios se realizará semanalmente y de forma aleatoria, en aquellos pozos o arquetas donde se hayan realizado tratamientos la semana anterior», expone el pliego.

Esto significa que si hacía dos semanas se había actuado en la zona, lo normal es que con motivo de la visita real se hubiera inspeccionado el alcantarillado de la calle Tenerife en la semana anterior a la de la llegada de don Felipe y doña Letizia. Sin embargo, cuando las fuerzas de seguridad y los técnicos de Emalsa inspeccionaron las tapas de registro, tuvieron que cerrarlas «rápidamente» ante la alta concentración de roedores.

«No se hacen suficientes inspecciones», explicaron otras fuentes.

Resulta complicado establecer el nivel de expansión de la plaga de ratas de alcantarilla en la ciudad, si bien los expertos dicen que hay zonas como La Isleta o el Cono Sur que están más afectadas. En Barcelona se hizo un estudio que concluía que había unas 200.000 ratas en sus 900 kilómetros de alcantarillas. La red de saneamiento de la capital grancanaria tiene unos 350 kilómetros, con lo que podría albergar una población d e unos 50.000 individuos aproximadamente.