El Ayuntamiento despliega 93 acciones contra plagas al mes

18/08/2019

En los primeros seis meses del año, el Consistorio capitalino ha desarrollado 558 actuaciones o tratamientos en la ciudad. El 5% son acciones puntuales ante el repunte no controlado de animales. La ciudad prueba con éxito un avanzado producto contra las cucarachas

La plaga de hormigas que fue denunciada por los vecinos de Salto del Negro, la acumulación de moscas que sobresaltó a Tamaraceite o las nubes de mosquitos recurrentes en Guanarteme son solo algunos ejemplos que nos recuerdan que los humanos no somos los únicos habitantes de esta ciudad. Junto a nuestra presencia se desarrollan, con mayor o menor éxito, colonias de insectos, roedores y aves que exigen un control por parte de los servicios de salud pública.

En lo que va de año, el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria ha intervenido en 558 ocasiones -con datos cerrados hasta el mes de junio- en labores de control. En enero fueron 106 actuaciones; en febrero, 66; en marzo, 81; en abril, 59; y en junio, 134.

Según la información facilitada por el Consistorio, «el 95% de las actuaciones se focalizan en cucarachas y roedores», en lo que se denomina un control de continuidad para evitar afloramientos de estas especies. El 5% restante «son acciones puntuales asociadas al calor, al verano o a la presencia de animales como pulgas, mosquitos o moscas».

Así, de las 558 actuaciones, un total de 304 correspondieron a acciones de desinsectación, mientras que 254 fueron desratizaciones.

El control de las plagas tiene su coste económico. El concejal de Salud Pública del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, Luis Zamorano, aseguró que el gasto en la compra de productos insecticidas ronda los 60.000 euros anuales.

El edil indicó que la situación que se vive en la capital grancanaria es la normal de una gran ciudad y que todos los días se hacen controles, de forma tal que se establecen dispositivos especiales si los técnicos municipales detectan algo extraño o si existe un aviso por parte de los ciudadanos.

En todo caso, aclaró que la climatología de esta ciudad favorece la proliferación de insectos y otros animales.

Producto anticucas

Zamorano detalló que Las Palmas de Gran Canaria aplica el novedoso insecticida Inesfly, un producto desarrollado por la universidad de Valencia y que ha permitido reducir a niveles históricos la presencia de cucarachas en la ciudad del Turia o en Zaragoza.

«Lo tenemos y se aplica», indicó el concejal de Salud Pública, «es una especie de pintura con una parte blanca parafinada que resiste la humedad».

El compuesto es fumigado en las bocas de las alcantarillas para que los compuestos químicos ejerzan su acción contra las cucarachas. «Llevamos un año aplicándolo y no ha generado problemas», expuso el concejal.

En la página web de la empresa que fabrica el producto se citan, como grandes ventajas de su aplicación, que resulta seguro para personas y animales, y que la liberación del insecticida es lenta. De hecho se calcula que el producto se va liberando durante un periodo de dos años.

En todo caso, desde el área de Salud Pública se detalla que en el caso de la capital grancanaria, el insecticida tiene una efectividad de unos ocho meses.

El insecticida se está aplicando en las principales zonas de restauración o con alta concentración de población, como el eje Guanarteme-Canteras o Vegueta-Triana. «Los vecinos nos dicen que se están viendo menos cucas», aseguró. «El problema es que es carísimo», prosiguió el edil. Otras fuentes indicaron que cada lata de cuatro litros de Inesfly cuesta alrededor de 40 euros.

El edil de Salud Pública, Luis Zamorano, explicó que cuando se detecta una presencia anormal de animales se debe enviar un correo electrónico a la dirección: controldeplagas@laspalmasgc.es. Hay una siete cuadrillas (con dos personas cada una) que se despliegan por la ciudad para controlar las plagas a partir de las 06.30 horas. En torno a las 08.00 han actuado ya en las zonas más transitadas.