Los desalojados de Paseo de Chil podrán entrar en casa este viernes

    Cargando reproductor ...
22/05/2019

El Ayuntamiento garantiza a los vecinos de Ladera de Cuyás afectados por el derrumbe que podrán retirar sus pertenencias. La obra de refuerzo de la zona concluirá en torno a junio

El Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria ha garantizado a los vecinos de Ladera de Cuyás que tuvieron que ser desalojados por el deslizamiento de Paseo de Chil que podrán entrar este viernes en sus casas para recoger sus enseres. Los vecinos llevan más de un mes esperando por volver a sus viviendas, pero el asalto y robo de una casa la semana pasada hizo que los afectados levantaran la voz por lo que consideran una falta de atención municipal respecto a sus necesidades.

Las cinco familias desalojadas recibirán este viernes la asistencia de los bomberos para poder acceder a los inmuebles. La concejala Inmaculada Medina se ha erigido como interlocutora entre el grupo de gobierno y los vecinos, después de que los bomberos aclararan que no había ningún inconveniente en ayudarlos a entrar. El problema ha estado en que no ha habido una comunicación fluida de los servicios sociales con los vecinos y los bomberos desconocían que los desalojados tuvieran que volver a las viviendas.

Por otro lado, el Consistorio confirmó que ya hay una dotación policial permanente para evitar nuevos robos. Hay que recordar que los vecinos denunciaron que el asalto a una de las casas se produjo porque desde el fin de semana anterior se retiró la presencia de la Policía Local.

Estado de las obras

El Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria confía en que los trabajos de protección del talud estén finalizados a finales del mes de junio, con lo que se mantiene vigente el plazo de tres meses fuera de casa que se dio a los vecinos de Ladera de Cuyás.

Según la información facilitada por el Consistorio capitalino, entre el viernes y el lunes estará finalizada la primera de las tres fases de excavación para hormigonar y tensar en que se ha estructurado la obra en la zona de desprendimiento. «Restarán dos fases más de excavación para proteger completamente las viviendas», recoge un informe distribuido por el Ayuntamiento sobre el estado actual de las obras de Paseo de Chil.

A buen ritmo va también la colocación de los anclajes que tratarán de evitar que haya nuevos deslizamientos de tierras. De acuerdo al proyecto de obra, se tenían que instalar 63 anclajes de doce metros en la parte frontal y otros diez anclajes laterales de tres metros. «En estos momentos tenemos ejecutados más del 60% de los anclajes (más de 500 metros lineales ejecutados) e inyectados», recoge el mismo informe.

La obra requiere la proyección de 183 metros cúbicos de hormigón. De ellos, casi la mitad del volumen se inyectará en el talud frontal; en torno a un 27% en la zona sobre la que se asientan las viviendas; un 17% en el talud lateral; y el resto, en el muro. En la zona del desprendimiento se creará una capa de hormigón de 30 centímetros y de la mitad, en el resto.