La ladera de Paseo de Chil se perfora para crear el muro de contención

24/04/2019

Los trabajos para asegurar la zona consisten en perforaciones de varios metros de profundidad que se rellenarán con hormigón para que sirvan de anclajes y unirlos con el nuevo gunitado

Los trabajos de construcción de un muro de contención en la ladera de Paseo de Chil que se derrumbó en la madrugada del jueves 11 de abril y que obligó al desalojo de los 12 vecinos residentes en las viviendas de la calle Ladera de Cuyás -situadas sobre la zona del desplome- comenzaron ayer con las labores de perforación del referido talud.

Previamente el Ayuntamiento capitalino había procedido a retirar el antiguo gunitado que cubría la ladera así como a realizar un alto de arena que permitiera el acceso de la maquinaria pesada a la zona alta de la misma. Además, se volvió a cubrir la zona con una nueva capa de gunitado muy fina para evitar que la tierra, una vez seca, continuara corriendo, como explicó en su momento la concejala de Fomento, Inmaculada Medina.

Además, la edil capitalina había avanzado que desde este lunes estarían ubicados en la zona afectada por el desplome toda la maquinaria y el material preciso para acometer las tareas de construcción del referido muro de contención, una actuación que de momento y hasta los próximos tres meses va a mantener fuera de sus hogares a la docena de vecinos que residen en las cinco viviendas que se sitúan sobre la zona afectada.

Medina comentó también que la perforación de la ladera de Paseo de Chil era el paso previo a comenzar a «colocar los tensores, el hormigón y el mallado para poder hacer el muro de contención en perfectas condiciones».

La actuación responde a la que los técnicos municipales consideraron en los días posteriores al derrumbe y comprende la realización de las perforaciones ya en marcha en la ladera, que tendrán varios metros de profundidad, y posteriormente se rellenarán con hormigón armado para que sirvan de anclajes. Las cabezas de estos anclajes se van a unir con el nuevo gunitado de hormigón para crear de esta manera una estructura que garantice la estabilidad de la ladera.

El Ayuntamiento informa que los nuevos anclajes -unos 60- se insertarán a lo largo de toda la estructura de gunitado que actualmente cubre la Ladera de Cuyás, no solo en el tramo afectado por el derrumbe.