Cierre por derrumbes controlados en la ladera de Paseo de Chil

13/04/2019

El Ayuntamiento ha encargado un estudio geotécnico. El tramo afectado volvió a cerrarse este sábado de 8:00 a 16:00 horas por los trabajos de demolición preventivos.

Canarias7 / Las Palmas de Gran Canaria

El Ayuntamiento capitalino reinició este viernes los trabajos que se están realizando en la ladera del Paseo de Chil para afianzarla y garantizar la seguridad de vecinos y conductores de la zona, tras ceder ayer la estructura de contención que se construyó hace 21 años. Tras esta primera fase de derrumbes controlados de los restos del gunitado que se desplomó ayer, de propiedad privada, se iniciará en el plazo aproximado de una semana la reconstrucción de una nueva estructura de contención que afiance definitivamente la Ladera de Cuyás y permita el regreso a sus casas de las personas evacuadas.

En la noche del jueves también se abrió al tráfico rodado el tramo de Paseo de Chil que se cerró por precaución una vez se valló y aseguró la acera y la calzada. Se ha aprovechando el espacio del carril bici.

El alcalde Augusto Hidalgo, que ha seguido de cerca la evolución de las obras y de las 29 personas desalojadas, explicó que las lluvias parecen ser la causa del derrumbe de esta estructura.

En la mañana de ayer continuaron los trabajos para depositar tierra junto a la zona del derrumbe y crear un nuevo talud con lo que habilitar una plataforma por la que pueda acceder la maquinaria pesada hasta la parte alta del desprendimiento y hacer una demolición controlada.

Se habilita una plataforma con tierra para facilitar el acceso de la maquinaria

Ayer se depositaron junto a la ladera unos 90 metros cúbicos de tierra. Faltan otros 216 para alcanzar la parte más alta del talud y demoler el resto de la estructura, este fin de semana o el lunes.

Además, se ha encargado un estudio geotécnico de la tierra de la ladera y una vez se tenga, se reconstruirá la estructura de contención que garantice el firme de la Ladera de Cuyás.

Por la experiencia de situaciones parecidas, los técnicos municipales creen que la actuación más apropiada será la de construir un nuevo gunitado con anclajes hundidos en la ladera.