Las guarderías harán un paro total si no se les paga el sueldo

    Cargando reproductor ...
23/01/2020

Los trabajadores de las escuelas municipales reciben el apoyo de los padres en la primera jornada de protesta. No se descarta la celebración de una manifestación y una huelga más intensa

Los trabajadores de las once escuelas infantiles municipales que este miércoles se manifestaron en las puertas de los centros por el retraso en los pagos y las condiciones precarias en que trabajan recibieron el apoyo de muchos padres en la primera jornada de protesta.

Los empleados de este servicio, que presta la empresa Ralons, iniciaron un calendario de movilizaciones por los impagos de salarios -a estas alturas del año solo han cobrado la mitad del sueldo de diciembre- y la inacción del Ayuntamiento ante el deterioro de las condiciones laborales de los trabajadores.

La falta de respuesta municipal y la imposibilidad de que mejoren sus condiciones a corto plazo, pues la prestataria está en situación concursal, han puesto sobre la mesa la necesidad de que el conflicto se recrudezca. El responsable de acción sindical de Intersindical Canaria, César Merino, adelantó ayer que la semana que viene se celebrará una asamblea en la que se expondrá la necesidad de intensificar las medidas de presión. De momento, los trabajadores han planteado ya una concentración ante las puertas de las Casas Consistoriales, donde se celebrará el pleno el próximo 31 de diciembre; una manifestación y una «huelga de mayor intensidad».

La protesta de este miércoles consistió en la celebración de un paro parcial entre las 08.15 horas y las 10.00 horas. Los servicios mínimos establecidos fueron de 107 trabajadores del total de los 214 que conforman la plantilla.

Los padres y madres de los alumnos matriculados se solidarizaron con los trabajadores. «Esto afecta al servicio porque a cualquier trabajador le afecta no estar a gusto y no cobrar por su trabajo», expuso Patricia García, una madre afectada, en la guardería Dumbo, en El Lasso. «El Ayuntamiento y Ralons tienen que hacer lo posible por que el servicio esté en óptimas condiciones», reclamó.

También se quejó de que el material de la guardería no se renueva. «Los colchones están en mal estado pero nos dijeron que no podían cambiarse porque no había dinero», añadió, «también estamos aquí para educar a nuestros niños en que los derechos se defienden».

En las puertas de la guardería Blancanieves, en Schamann, también se concentró Beatriz Rodríguez, otra madre afectada. «Que les paguen porque estos trabajadores hacen un trabajo de diez», aseguró.

Por su parte, la portavoz del PP, Pepa Luzardo, aseguró que «las trabajadoras de las escuelas infantiles municipales no pueden pasar un día más sin percibir su salario». En su opinión, «es impresentable que el alcalde, Augusto Hidalgo, diga que es un problema de la concesionaria, como si las escuelas no fueran del Ayuntamiento». En el próximo pleno, el PP solicitará el rescate de la concesión y la subrogación de los empleados.

Desde Intersindical Canaria, Merino insistió en la necesidad de que no se prorrogue el servicio con Ralons ya que en agosto se inicia el plazo de prórroga de dos años contemplado en el contrato. El representante de los trabajadores exigió explicaciones al grupo de gobierno. «Que nos digan cuál es el plan, no vale con venir en septiembre a hacerse la foto con los niños y decir que éste es el municipio con más escuelas municipales», sentenció.

La concejala de Educación, Lourdes Armas, no ofreció declaraciones y el gabinete de prensa informó de que «los niños y niñas tienen y tendrán garantizado el servicio».

Tampoco desde Ralons Schools se ofreció ninguna información al respecto. Tan solo se dijo que las gestiones realizadas por la empresa habían sido comunicadas al Ayuntamiento.