Guanarteme presentará batalla al cambio del cauce del barranco

16/08/2019

El desvío del barranco de La Ballena tendrá respuesta vecinal. Los residentes constituirán una plataforma para presentar alegaciones contra la operación urbanística de Castillejos. El concejal de Urbanismo se compromete con ellos a darles acceso a todo el expediente de la actuación.

La pregunta de la presidenta de la asociación de vecinos del barrio, Pepi González, resumía la inquietud que se vive en Guanarteme en estos días: «¿Qué podemos hacer con el barranco de La Ballena?». Desde que se conoció el proyecto de canalización y desvío del cauce natural de la torrentera, el temor a inundaciones ha ido larvando el corazón de este histórico núcleo. Por eso, en la tarde de este miércoles, un grupo de vecinos mantuvo una reunión con los concejales de Urbanismo, Javier Doreste, y del distrito, Luis Zamorano.

Doreste les explicó que el plan de canalización del barranco estaba previsto ya en el Plan General de Ordenación de 2012 y que formaba parte de una propuesta de ordenación que prevé la construcción de una gran avenida peatonal que va desde la Plaza de América hasta la playa de Las Canteras. Para ello, se prevé una serie de actuaciones de dotación -que en el planeamiento se identifican con los números 7, 8 y 9- que permite a los promotores de viviendas crecer en altura a cambio de ceder superficie de uso público para construir ese bulevar peatonal.

«Este concejal no tiene ningún arma legal para negar la licencia porque si no, prevaricaríamos», indicó. En otro momento de su intervención detalló que «el barranco tiene un cauce retorcidillo que ahora se quiere poner lo más recto posible, y además se tapa para que no haya vertidos y que tenga los menores obstáculos posibles».

Hay que recordar que el barranco de La Ballena se desviará en la calle Castillejos unos quince metros. Los promotores de la obra aseguraron la semana pasada que se introducirá una conducción con mayor capacidad de transporte y que será más recta, con lo que aportará más seguridad a los vecinos.

Sin embargo, estos ayer defendieron que la solución propuesta -aprobada por el Consejo Insular de Aguas- es más zigzagueante. «Con las últimas lluvias ya mi casa se llenó de aguas fecales», indicó Miguel, uno de los asistentes, «ya no puedo estar, está todo lleno de tierra, no puedo ni comer ni tender, no entiendo el empeño en cambiar el cauce del barranco».

Al término de la reunión, los vecinos decidieron constituir una plataforma para iniciar una batalla legal y administrativa contra esta operación, que tras el cambio del cauce abre la puerta a la construcción de un edificio de 119 viviendas en tres alturas diferentes: cinco pisos hacia la calle Vergara; ocho pisos hacia Castillejos y once en el centro de la parcela.

«Vamos a presentar alegaciones», expuso la representante vecinal, «nosotros en realidad lo que queremos es que el barranco mantenga su cauce natural».

En estos momentos, el desvío y canalización del barranco de La Ballena está en ejecución y la obra de construcción del edificio no tiene licencia. El procedimiento que está en fase de exposición pública es el de reparcelación de la finca, algo necesario para pedir luego la licencia de obra del edificio de once plantas de altura.

  • 1

    ¿Cree que fue acertada la celebración de las campanadas en los locales de Vegueta?


    No
    Ns / Nc
    Votar Ver Resultados