«nos imponen el edificio»

24/03/2018

El Pleno aprobó ayer el recorte del parque de Las Rehoyas como único modo de agilizar la reposición del barrio. Sin embargo, la plataforma vecinal mostró sus dudas por el procedimiento, que no está consensuado con ellos, y su temor a que la renovación se interrumpa si no se aprueba el planeamiento.

Esto parece un corta y pega del proceso de El Polvorín y no queremos eso», explicaba ayer la portavoz de la plataforma vecinal Las Rehoyas-Arapiles, Pino Sánchez, justo después de que el grupo de gobierno aprobara en solitario la modificación del Plan General que permite la construcción de 146 viviendas sobre el aparcamiento y el campo de fútbol del parque de Las Rehoyas.

«Es una imposición, sí o sí nos tenemos que ir a ese edificio», dijo en relación al bloque con el que Ayuntamiento quiere iniciar el proceso de reposición del barrio gracias a los 4,6 millones de euros que tiene consignado el proyecto.

«Nos están imponiendo este edificio sin otro elemento de juicio», explicó otro miembro de la plataforma, «van a levantar otro muro de la vergüenza en el parque de Las Rehoyas, y lo único que sabemos es que es un edificio rectangular».

Sin embargo, el concejal de Urbanismo del Ayuntamiento, Javier Doreste, insistió en la importancia de la construcción de este edificio por el hecho de que se convertirá en el primer paso para cambiar bloques viejos por pisos nuevos. El Ayuntamiento trasladará al bloque del parque de Las Rehoyas a los vecinos de Santa Luisa de Marillac para poder iniciar la reposición, pero también porque los espacios interiores del barrio (los vecinos habían propuesto dar el primer paso construyendo sobre un aparcamiento que hay en Agustina de Aragón) son demasiado pequeños para poder garantizar la operación bloque por bloque; y porque de hacerlo así, se retrasaría todavía más el proceso.

«Eso no quita que se les pueda ofrecer otras zonas», matizó Doreste en respuesta a las quejas de la plataforma por el hecho de que no se les hubiera consultado sobre la posibilidad de salir del barrio. En este punto, el concejal de Urbanismo explicó que aunque se han descartado ya los suelos municipales de La Feria y Lomo Apolinario para acoger a vecinos de Las Rehoyas, el Ayuntamiento mantiene la previsión de desplazar a 257 familias junto al hospital Negrín, o a Tamaraceite Sur, entre otros lugares.

Los vecinos temen que el proceso de reposición se pueda ver interrumpido si no se logra tramitar el plan parcial. «Nos preocupa que esto sea otro Canódromo, que por temas legales se pare», dijo Sánchez.

Durante el pleno, el edil del PP Ángel Sabroso alertó del posible riesgo al que se enfrenta la reposición por la decisión de compensar en La Ballena el recorte de 3.594 metros cuadrados de espacios libres del parque de Las Rehoyas. Se trata de la zona ajardinada que se construyó sobre los campos de fútbol y, por tanto, en la práctica no se gana nada nuevo. Además, el concejal popular explicó que el Ayuntamiento «ya remitió a la Cotmac el plan parcial de Las Rehoyas-Arapiles y ya definió las alturas sin que los vecinos lo sepan».

Sabroso criticó también «la hipocresía» del tripartito por acogerse a la Ley del Suelo después de que sus formaciones hubiesen votado en contra en el Parlamento. Según el edil, es una forma de evitar los controles y una posible paralización de la propuesta de recorte del parque de Las Rehoyas por parte de la Cotmac, el órgano fiscalizador del planeamiento en Canarias.

Doreste, por su parte, acusó al Partido Popular de activar «una estrategia del miedo que solo quiere frenar la reposición porque les da rabia que no hubieran hecho nada por Las Rehoyas en su patético mandato». Y añadió que el plan pasará por la Cotmac.

El rechazo del PP a la modificación del Plan General que consagra la construcción a costa del parque fue también compartido por el grupo municipal de Ciudadanos. Su portavoz, Beatriz Correas, coincidió en el hecho de que «antes de cambiar el planeamiento, habría que consultar a los vecinos».

Por su parte, los dos concejales de Unidos por Gran Canaria se abstuvieron en este punto del orden del día. Así, aunque la edil Ángeles Batista destacó que «el expediente está bien armado» y permite iniciar la reposición de las viviendas, sin embargo «se está imponiendo el modelo a los vecinos, cuya opinión no es tenida en cuenta».