El cauce de La Ballena se mueve 15 metros

09/08/2019

El trazado en zigzag del barranco ha comenzado a modificarse en Castillejos. La obra que se lleva a cabo desplazará el cauce hacia el norte. Los vecinos temen por las consecuencias de las riadas y los promotores dicen que es seguro y que mejorará la respuesta ante las escorrentías.

Las obras que se iniciaron esta semana en la calle Castillejos responden a la actuación de desplazamiento del cauce del barranco de La Ballena unos quince metros hacia el norte, una operación que fue autorizada por el Consejo Insular de Aguas en diciembre de 2016 y que ha generado una honda preocupación entre los vecinos de esa calle, El Salvador y Almansa.

La obra trata de corregir el serpenteo del barranco mediante la instalación de una infraestructura hídrica mucho más recta que comenzará en la calle Vergara. Para ello, se instalará a unos cinco metros de profundidad una tubería de hormigón de unos treinta centímetros de grosor y unas dimensiones de 4 metros de alto por 2,5 de ancho. La idea es mejorar la capacidad de evacuación de las escorrentías, que en estos momentos tienen un canal de 2,5 por 2,5 metros.

Solo después de que se compruebe cómo funciona la canalización, y de que obtenga el visto bueno del Consejo Insular de Aguas y del Ayuntamiento, se podrá iniciar la construcción de un edificio de viviendas que alcanzará, en su parte central, las once alturas.

Los vecinos más próximos a las obras manifestaron ayer su rechazo a esta iniciativa porque entienden que el desplazamiento del barranco va a terminar afectando a sus viviendas. «Lo que me tiene atorada es el barranco», explicaba Cristina García, «no nos vale que cambien el curso del barranco».

La nueva conducción pasará junto al lado derecho de la casa de María Magdalena Travieso. Hasta ahora, el cauce iba por el lado izquierdo, un poco más alejado que el nuevo trayecto, y al aire libre. «Es por seguridad, con las últimas lluvias ya entró agua en casas de los vecinos», expone.

Sin embargo, el director general de Acosta Matos, José Acosta, explicó que el encauzamiento traerá mejoras a los vecinos. «Es al revés», respondió al serle trasladada la preocupación vecinal, «al canalizarse en línea recta se evita el zigzag, que es lo que causa las obstrucciones». El arquitecto recordó que el proyecto fue elaborado con todas las garantías técnicas y que está incluido en el Plan General desde el año 2000. También dijo que el encauzamiento de barrancos es una solución muy frecuente y eficaz. De hecho, el último tramo del cauce (entre Secretario Padilla y la desembocadura en La Cícer) está soterrado y no hay mayores problemas.

Además, indicó que la obra forma parte de un proyecto que supondrá la creación de un gran bulevar peatonal que tendrá entre dieciocho y veintitrés metros de ancho y que conectará el paseo de Las Canteras con la plaza de América.

Esto explica la sucesión de actuaciones de dotación que hay en esta zona. Se trata de un mecanismo de ordenación que permite el crecimiento en altura a cambio de la cesión de suelo en superficie para dotaciones.

En el caso del solar de Castillejos donde se está haciendo la obra, en estos momentos se encuentra en exposición pública la documentación relativa a la aprobación inicial de la adjudicación, el establecimiento del sistema de conciertos y el proyecto de reparcelación.

Al respecto, Ciudadanos pidió ayer explicaciones sobre «por qué se han iniciado las obras de la calle Castillejos, en Guanarteme, dos días antes de abrir el periodo de alegaciones». Su portavoz, Beatriz Correas, señaló que «parece que el gobierno municipal (PSOE, NC y Podemos) dé por hecho que la obra va a seguir adelante» y declaró que «esta actuación es una clara falta de respeto a la exposición pública y a la transparencia de los procesos de la administración».

Sin embargo, el concejal de Urbanismo, Javier Doreste, que ayer reconoció que se iba a desplazar el cauce, explicó que lo que está en exposición pública es la reparcelación que solicita Almacenes Guanarteme para que Acosta Matos, su promotor delegado en esta actuación, pueda construir el bloque de viviendas. «Es un convenio que viene de la época de Jerónimo Saavedra», indicó, «la operación nos permite ganar espacio público».