La venta de casas cae en 2019 tras seis años seguidos al alza

08/08/2019

La desaceleración llega al mercado inmobiliario canario: en el primer semestre se cierran 11.015 operaciones, un 15% menos. Es la primera caída desde 2013. En el Estado las ventas aún crecen

La desaceleración apreciada ya en distintos indicadores de la economía (menor crecimiento del PIB, ralentización en la creación de empleo, caída de las matriculaciones...) llega también al mercado inmobiliario. En los primeros meses de este año la venta de viviendas ha descendido un 15,3%. Se trata de la primera caída desde el año 2013, cuando las compraventas empezaron en un entorno de recuperación tras la Gran Recesión.

Según los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), de enero a junio de este año se vendieron en el archipiélago 11.015 viviendas frente a las 13.016 de igual período de un año antes. En seis meses se realizaron 2.001 compraventas menos, lo que viene a arrojar un saldo mensual de pérdida de ventas de 100 a la semana.

Por provincias, la de Las Palmas acusa en mayor medida el parón del mercado inmobiliario, con una caída de las ventas del 18,5% frente al 12% de descenso en Santa Cruz de Tenerife. En Las Palmas se vendieron hasta junio 5.486 viviendas, 1.246 menos que un año antes; Las ventas en Santa Cruz de Tenerife fueron 5.529 mientras que un año antes ascendieron a 6.284.

A nivel nacional, a lo largo de este año se detecta un estancamiento de las compraventas, al crecer al menor ritmo que en los años precedentes, pero en todo caso no se registra un descenso. Según los datos del INE, hasta junio se vendieron en el Estado 263.557 viviendas, un 0,5% más que en 2018, cuando las operaciones ascendieron a 262.231.

El 80% de ventas, usadas

Del total de viviendas vendidas en las islas en el primer semestre, ocho de cada diez fueron usadas. Se vendieron 8.744 casas a estrenar (-18% respecto a 2018) y 2.271 fueron nuevas (-15%). En cuanto al régimen, el 91% de las viviendas vendidas fueron libres y solo un 9% de las operaciones se hicieron sobre inmuebles de VPO. Las viviendas vendidas en el mercado libre ascendieron a 10.112 (-18%) mientras que las protegidas sumaron 903, tras aumentar un 62% con respecto al año anterior.

En el semestre hubo descensos de ventas casi todos los meses salvo en abril y mayo, cuando se aceleró la firma de hipotecas por la entrada en vigor en junio de la nueva ley hipotecaria.