El dispositivo de seguridad no evita un nuevo ataque a Guaguas

25/01/2020

La 12 recibe una pedrada en la noche del miércoles, en la calle Córdoba, que le rompió un cristal.

El dispositivo de seguridad que el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria ha montado para tratar de identificar a los autores de los ataques vandálicos que sufre el transporte público no fue capaz de evitar un nuevo ataque. En la tarde del miércoles, solo una semana después del último incidente, una guagua de la línea 12 (Puerto-Hoya de La Plata) recibió una pedrada en la calle Córdoba, en la Vega de San José, justo la zona donde se han producido los últimos casos de vandalismo.

La Policía Local tiene a cinco agentes de paisano trabajando en la zona para tratar de identificar a los autores de estos hechos. La semana pasada, el alcalde de la ciudad, Augusto Hidalgo, explicó que se va a ser «duro» contra los autores de los ataques. Sin embargo, en la noche del pasado miércoles, en torno a las 20.45 horas, se produjo un nuevo lanzamiento de piedras contra una guagua.

A consecuencia de ello, el vehículo sufrió la rotura de uno de los cristales superiores, lo que ha originado un daño cercano a los doscientos euros, según fuentes de Guaguas Municipales.

Los hechos han sido denunciados ya al Cuerpo Nacional de Policía, como en las ocasiones anteriores.

El ataque se produjo horas después de que en una reunión del comité de seguridad y salud se pusiera sobre la mesa la posibilidad de que las líneas 12 y 9 cambiaran la ruta para evitar la calle Córdoba y se desviara por Alicante mientras durasen los ataques.

«Se dijo que se iba a cambiar la ruta pero al final no se hizo», denunció Rafael Marrero, representante de los trabajadores en el comité de seguridad, «mientras ellos se van a Fitur a disfrutar, aquí los guagüeros y los usuarios se juegan la vida». En su opinión, «hasta que no se impliquen los vecinos y las vecinas, el gamberrismo no parará».

Desde la compañía se asegura que no se va a tomar ninguna decisión de cambio de rutas de las dos líneas afectadas por los ataques hasta que el dispositivo policial ofrezca resultados porque no se quiere dejar sin servicio a los vecinos que cogen la guagua en la calle Córdoba.

El ataque del jueves pasado es el primero que se produce desde que se impulso la investigación policial. Es el séptimo acto violento contra el transporte público municipal que se produce en la ciudad.