Demasiado rápido por Luis Morote

03/12/2019

Vecinos del último tramo de plataforma única creen que se deben tomar medidas para que los coches reduzcan la velocidad al entrar en la vía. Ya ha habido que cambiar un pivote por impacto

Nadie duda de la ventaja que representa para vecinos y visitantes el cambio de la calle Luis Morote. La conversión de una vía motorizada en otra de plataforma única donde el peatón tiene prioridad en sus desplazamientos cambia la concepción urbana de esta parte y hace de la calle una auténtica puerta de entrada desde el muelle y el entorno del parque de Santa Catalina hacia Las Canteras. Sin embargo, residentes de la zona se quejan de que los coches siguen dominando el último tramo de esta zona, tanto por el espacio que se les ha reservado, como por la facilidad de los giros desde Tomas Miller y hacia Bernardo de la Torre, lo que favorece una velocidad excesiva.

De hecho, la primera noche después de la finalización de las obras, el pivote que separa la acera del resto de la plataforma viaria apareció roto como consecuencia del impacto de un vehículo.

«No queremos ser agoreros pero cualquier día se produce un accidente con peatones involucrados», explicaron los vecinos que contactaron con este periódico.

El Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria instaló un cartel en el que se informa de que este tramo es zona 30. Por tal, se entiende el área en el que la velocidad máxima para los vehículos motorizados es de 30 kilómetros por hora y en la que los peatones tienen prioridad absoluta de paso por cualquier punto de la calzada.

«Pero la gente no sabe lo que es la zona 30», prosiguieron los residentes. En su opinión, se debería anunciar la zona 30 desde la calle Tomas Miller, en la que además reclaman un peralte más elevado para que los automóviles reduzcan su velocidad cuando entran en Luis Morote. Además, exigen que los pivotes metálicos que separan el área peatonal de la zona de circulación se trasladen más hacia el centro, de tal modo que los coches tengan menos anchura de vía para circular.

En estos momentos, hay espacio suficiente para el tránsito de dos coches en el tramo central de Luis Morote. De hecho, muchos vehículos de reparto hacen paradas en un lateral mientras otros siguen hacia Bernardo de la Torre. La carencia de zonas de carga y descarga hace que los automovilistas aprovechen este espacio para estacionar a un lado de la vía, lo que en ocasiones imposibilita que los vecinos y paseantes puedan sentarse en los bancos que se han instalado allí.

La ausencia de carga y descarga es especialmente notable en el engarce de esta calle con Las Canteras, donde los camiones de servicio se ven obligados a parar, invadiendo el propio paseo, tapando el busto dedicado a Luis Morote y ocultando la visión de la playa a las personas que pasean por esta calle.

Los vecinos también lamentan que se haya optado por plantar palmeras asiáticas en lugar de ejemplares canarios en la nueva zona. «Esta calle era conocida como la de las palmeras y ahora nos plantan éstas que no son canarias», se quejan.

Además, critican la cantidad de tapas de servicios que hay en la acera: en un tramo de pocos metros hay diecisiete. Y señalan que ya hay baldosas rotas.

El último tramo peatonal de Luis Morote, el comprendido entre Veintinueve de Abril y el paseo de Las Canteras, ha contado con una inversión de 666.194 euros, aportados por el Cabildo de Gran Canaria.

Los vecinos celebran que se haya reducido el número de contenedores de basura en Bernardo de la Torre (había 19) pero critican que no se haya dejado ninguno de papel ni de plástico.

  • 1

    ¿Los desvíos de tráfico por El Sebadal y el Acuario acabarán con los atascos en la salida del Puerto de La Luz?

    Sí.
    No.
    Ns / Nc.
    Votar Ver Resultados