Crónica de un atropello anunciado en Cebrián desde el año 2017

22/01/2020

Los vecinos llevan pidiendo control de aparcamientos y un paso peatonal en la confluencia con Alonso Alvarado desde hace más de dos años. Se quejan de la inacción de la Policía Local

Ocurrió el domingo pasado. Una señora de 89 años fue atropellada en la calle Alonso Alvarado. Como consecuencia del impacto, sufrió heridas graves en una pierna. El accidente confirmó los peores presagios de los vecinos de la calle Cebrián, que venían quejándose de la peligrosidad que representa cruzar en esta parte de la ciudad, en especial en la confluencia con Alonso Alvarado, desde el año 2017.

«El coche no vio a la señora y la atropelló», comenta uno de los residentes del barrio, Denis Prigent, que desde hace más de dos años vienen advirtiendo al Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, tanto al grupo de gobierno como a la Policía Local del riesgo que se corre en esta zona cuando se pretende cruzar de una acera a la otra.

El problema es que hay conductores que aparcan cerca de la esquina, en una zona prohibida para ello, con lo que se dificulta la visibilidad para el conductor que gira. A ello hay que añadir el hecho de que no existe un paso de peatones, de modo que hay que aventurarse en la calzada para poder cruzar.

«Cruzar es un desafío, sobre todo para personas mayores y para quienes van con niños», explica el mismo vecino, quien el lunes volvió a dirigirse a la mayoría de concejales del Consistorio capitalino para reclamar su atención sobre este problema y demandarle una solución.

La correspondencia electrónica con el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria empezó en el mes de noviembre de 2017. Ya entonces se advertía de la problemática: «Como los vehículos no nos ven, no tenemos más remedio que llegar hasta la mitad de la calle para hacernos visibles». Entonces demandaban que, mientras se pintaba un paso de peatones, la Policía Local actuara para evitar los aparcamientos indebidos que dificultaban la visibilidad.

Pero lo único que se consiguió fue que la Policía Local colocara una valla para prohibir el aparcamiento, si bien a la semana la valla acabó sobre la acera hasta que finalmente fue retirada sin que solucionara nada. «No entendemos por qué la Policía Local no nos hace caso», se quejaba Prigent en el correo electrónico remitido en noviembre de hace dos años.

Orden de pintar

El concejal de Movilidad del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, José Eduardo Ramírez, ha dado la orden ya de pintar un paso de peatones en la zona. El edil desconocía la petición vecinal y aclaró, a través de una portavoz, que se enteró por el correo que los vecinos remitieron al también concejal Pedro Quevedo. También aclaró que la parte de tráfico era competencia de la Policía Local.

En octubre del año pasado los vecinos se dirigieron al concejal de Urbanismo, Javier Doreste, pero ahora también enviaron correos a Mario Regidor, Inmaculada Medina o Lourdes Armas, con idéntico resultado.