«Como bocadillos, la ayuda no llega»

    Cargando reproductor ...
12/02/2019

Casi un mes después del desahucio, la joven de Casablanca I que fue alojada en un hotel de la capital, no recibe la prestación de alimentos. «No han cumplido». El Ayuntamiento dice ahora que acordó pagarle el transporte, no la comida

No dura mucho la alegría en casa del pobre. El calvario de María del Pino Santana, la joven víctima de violencia de género, madre de un niño de cinco años y desahuciada, parece prolongarse. Aunque el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria le está pagando el modesto hotel en el que se aloja, casi un mes después del alzamiento por impago del alquiler de la casa en que vivía en Casablanca I, la asistencia alimenticia prometida no llega.

El Consistorio aclaró al conocerse su caso que se había llegado a un acuerdo con un restaurante de la zona para que pudiera alimentarse junto a su hijo, tal y como indicó el edil de Cohesión Social, Jacinto Ortega, pero esta promesa no se ha materializado, según denuncia la propia afectada. «Cuando me hospedaron me dijeron que podríamos alimentarnos en un restaurante pero no han cumplido», expone la joven, «lo que estoy haciendo es comer bocadillos y pagarle -de su dinero- las comidas al niño».

Sin embargo, desde el Ayuntamiento se aseguraba ayer que «se acordó con ella costearle el transporte, pero que la vecina asumiera la comida ya que dispone de medios económicos».

El problema es que con los 540 euros mensuales que cobra por la Prestación Canaria de Inserción no le da para mucho más. «No tengo dinero para otra cosa porque tampoco me ayudan con la lavandería», expone María del Pino Santana, que niega la versión del Ayuntamiento, «y cada vez que tengo que lavar la ropa me cobran diez euros».

La habitación de hotel en el que se encuentra alojada no tiene cocina con lo que la posibilidad de prepararse sus comidas es inexistente.

Su problema se ha visto agravado por el hecho de que desde el hotel en el que se aloja le han pedido que tiene que desocupar este viernes la habitación en que vive con su hijo para satisfacer una reserva anterior. «Me dijeron que tengo que trasladarme un día a otro hostal», aseguró.

Queja de oficio

El Diputado del Común informó ayer de que el pasado 22 de enero inició el expediente de tramitación de una queja de oficio para hacer un seguimiento e investigación del papel jugado por las administraciones en el caso de María del Pino para dilucidar si tanto el Ayuntamiento como el Gobierno de Canarias (Instituto Canario de la Vivienda) habían prestado la asistencia social debida.

Sin embargo, a la luz del cambio de situación en que se encuentra la joven, los trabajadores de la institución de defensa del pueblo han decidido elevar la información al diputado para ver si se activa una actuación diferente a la ya iniciada. «De momento, ni el Ayuntamiento ni la Consejería de Vivienda nos han contestado más que el hecho de solicitar más información al respecto», explicaron fuentes del Diputado del Común.

El Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria aseguró ayer que se ha coordinado con Cáritas para que acceda de forma temporal a un piso para mujeres. «Se espera que antes del viernes entre el piso», explicaron las fuentes municipales, «en caso de que no haya podido acceder al piso de Cáritas antes del viernes, le buscaríamos una alternativa porque ese viernes el hotel se llena por una convención y tiene que dejar la habitación ese día».

A más largo plazo, se informó de que Cohesión Social se está coordinando con el área de Vivienda para gestionarle un alquiler social en Casablanca I, «porque ella quiere volver a su barrio».