El centro de El Polvorín atenderá casos como el de María del Pino

16/01/2019

Augusto Hidalgo defiende la alternativa habitacional dada a la vecina que iba a ser desahuciada en Casablanca I y asevera que el Ayuntamiento actúa aunque sea competencia del Gobierno.

Augusto Hidalgo, alcalde de Las Palmas de Gran Canaria, defendió la alternativa habitacional ofrecida por el Ayuntamiento antes de que se paralizara el desahucio de la vecina de Casablanca I víctima de violencia de género, María del Pino Santana y su hijo. Además, aseveró que en un plazo corto se van a incrementar los recursos aunque no sea la administración pertinente. «En el futuro, cuando esté terminado el centro de emergencias de Protección Civil en El Polvorín, tendremos allí una residencia para estas situaciones de emergencias, aunque no estructurales. Tendremos el mejor edificio de toda España para estas situaciones, pero siempre desde las emergencias. Buscar una vivienda compete al Gobierno».

Sobre el caso concreto de María del Pino, Hidalgo insistió en que las competencias superan a la administración municipal. «Este es un caso puntual, como otros que resolvemos y no salen en los medios de comunicación. Ninguna mujer con un niño, además en situación de violencia de género, va a quedarse en la calle en Las Palmas de Gran Canaria. Nosotros hemos adoptado la situación de emergencia habitacional y lo remitimos al Gobierno regional para que busque la solución al problema estructural para que tenga una vivienda estable más allá de la pensión u hotel que le podamos encontrar», quiso explicar.

Competencias.

El rector de la ciudad expresó, además, que «en este caso, a pesar de que no somos competentes en vivienda, que todo hay que decirlo, nosotros buscamos una opción habitacional. Hemos aumentado más del doble las cantidades que teníamos para el alquiler. Hemos cubierto durante el año pasado a más de 800 familias, cubrimos más que lo que cubre el Gobierno de Canarias en todo el archipiélago».

Hidalgo, a su vez, insistió en la intervención del Ayuntamiento en estos casos. «El año pasado evitamos unos 27 casos de desahucio en Las Palmas de Gran Canaria. Desde el principio de este mandato no se producen desahucios por motivos de hipotecas, pero es verdad que se siguen produciéndose por contratos entre particulares por alquilares. A veces por necesidad del dueño de la vivienda», comentó.