Cinco obras para solucionar el atasco diario de Tamaraceite

04/04/2019

El Gobierno de Canarias ha propuesto a los vecinos que cada día quedan presos del tráfico en la GC-3 soluciones al tráfico en los enlaces de Lomo Blanco, Siete Palmas, Tamaraceite-San Lorenzo, Tamaraceite-Teror y Las Mesas- Tenoya. El coste rondará los 4 millones de euros

El consejero de Obras Públicas del Gobierno de Canarias, Pablo Rodríguez, presentó en la tarde-noche del martes a los vecinos del distrito Tamaraceite-Tenoya-San Lorenzo las propuestas técnicas para solventar los atascos que sufren a diario miles de personas, en especial a primeras horas de la mañana, en la GC-3. Se trata de pequeños cambios que «dotan de mayor fluidez a la vía, incrementando su capacidad y seguridad».

Las soluciones son las que propuso la consultora Gipic para el tramo entre Lomo Blanco y Las Mesas. El problema aquí se resume en que los accesos al campus universitario de Tafira atascan la circunvalación debido a que la carretera no puede absorber todo el volumen de coches, en parte también porque se llega a una rotonda y en parte porque la fluidez se ve afectada por un paso de peatones y una parada de guaguas, frente al instituto Felo Monzón Grau Bassas.

«Es como un dominó», explica el ingeniero y director de Gipic, Julio Rodríguez. Por eso, la primera actuación es la de Lomo Blanco. Aquí se amplía un carril en los accesos a la rotonda desde la GC-3 y se segrega del ramal actual para que no entre en la rotonda. Así se garantizan dos carriles hacia el campus.

La segunda actuación en Siete Palmas. Tomando como base la rotonda que está frente a la gasolinera y el colegio Arenas se ejecuta un vial hacia la autovía en sentido sur, tomando como referencia el acceso actual entre la rotondas de Siete Palmas y de Almatriche. Por otro lado, se corta la comunicación entre las dos glorietas y se abre la vía que está en desuso desde Almatriche a Siete Palmas. Además, el tramo final de Felo Monzón se queda en dos carriles en lugar de tres.

Para los coches que vienen desde Tamaraceite y se incorporan a la rotonda de Almatriche, se amplía el carril y se les garantiza el acceso directo a la glorieta con una línea continua que les da prioridad sobre los vehículos que ya circulan por ella.

Los mayores cambios se producirán en el enlace de Tamaraceite-San Lorenzo. Los conductores que vengan de la zona de Siete Palmas ya no podrán acceder a la rotonda de San Lorenzo, sino que tendrán que girar en la rotonda de Alisios. Desde esta glorieta se crea un ramal de incorporación directa a la autovía en dirección a Arucas.

Esta solución se adopta porque, al otro lado de la autovía, la carretera de servicio que conecta la rotonda de San Lorenzo con la de Piletas -que ahora es de doble sentido- pasa a ser solo de sentido bajada para facilitar los accesos a la zona comercial de Tamaraceite Sur de todo el tráfico que viene desde Arucas.

En esta nueva configuración de la vía de servicio se creará una pequeña rotonda, justo después de la presa de Piletas, que permitirá la circulación en doble sentido hasta ella. El fin de esta rotonda es crear la infraestructura viaria que necesitará esta zona con los futuros crecimientos urbanísticos de la zona.

«Pretendíamos que todo este tráfico local, a ambos lados de la GC-3, funcionara de modo independiente», indicó Rodríguez.

También sufrirá cambios importantes la rotonda de Piletas, que pierde las conexiones directas con la circunvalación en los dos sentidos de la circulación. De este modo, los coches que se dirijan hacia Teror conectarán con un nuevo enlace en forma de trompeta que se construirá en la trasera de los colegios de la zona. Esto obliga a ejecutar una nueva carretera junto al barranco de Jacomar que llegará hasta la rotonda del Mercadona. En sentido contrario, los coches que vengan de Teror se incorporarán por esta vía a la GC-3.

En el enlace de Las Mesas-Tenoya, se ampliarán las conexiones con la circunvalación en sentido norte-sur y se mejora la calle Escritor Secundino Delgado.

Todas estas actuaciones se verán completadas con el aumento del número de carriles en el tronco central de la circunvalación. Se ganará uno en el tramo que va desde Siete Palmas a Alisios, en sentido a Arucas; y desde Piletas a Lomo Los Frailes, en sentido sur. Estos carriles adicionales se ganarán a la mediana.

La intervención tendrá un coste de unos 4 millones.