Vecinos de Parque Holandés harán 30 kilómetros más para ir a trabajar

10/08/2018

El entorno del Cabildo acogió una manifestación contra el cierre de la carretera de las Dunas en la tarde-noche de ayer. La vía del parque natural está cerrada desde la pasada medianoche

Entre los más perjudicados por el cierre de la carretera de las Dunas de Corralejo están sin duda los vecinos de Parque Holandés que actualmente trabajan en Corralejo, quienes tendrán que hacer «una media de 30 kilómetros más al día» en sus trayectos de ida y vuelta, según estimaciones de la asociación de vecinos de la localidad afectada. Es solo uno de los «numerosos perjuicios» que se pusieron de manifiesto en la concentración de protesta contra el cierre de la vía que se celebró en la tarde-noche de este jueves en el entorno del Cabildo de Fuerteventura.

Como cualquiera que conozca la isla sabe, una vez cerrada la vía litoral, los vecinos de Parque Holandés, en vez de hacer el recorrido en línea recta y en dirección norte como hasta ahora, se verán obligados a retroceder hacia el sur hasta alcanzar la rotonda de La Caldereta por la que se entra en la autovía que lleva a Corralejo. Hay que recordar además que, para empeorar la situación, el enlace directo entre Parque Holandés y la autovía sigue sin construirse pese al compromiso adquirido por el Gobierno de Canarias desde hace años.

Ni turistas ni residentes pueden circular ya por la carretera de las Dunas de Corralejo, que era cerrada en la medianoche de este jueves. El tramo afectado es de 12 kilómetros entre las rotondas de Parque Holandés y del hotel Oliva Beach. La de hoy será una jornada importante para determinar si el cierre de la vía se convierte en un caos difícil de gestionar o, por el contrario, no genera mayores contratiempos. Sin embargo, todo apunta a que se producirán taponamientos de tráfico y que aparcar será casi misión posible en el entorno de los hoteles Oliva Beach / Tres Islas, así como en la carretera desde la rotonda de corte hasta los primeros edificios de Corralejo.

Elena Hussein, residente en Parque Holandés y miembro de la asociación de vecinos de la localidad, rechaza el cierre de la carretera de las Dunas por la pérdida de empleos y porque impedirá al turismo acceder a la «mayor maravilla» de la isla: «Cerrando la carretera, lo único que se va a conseguir es que muchos negocios cierren». Entre las empresas afectadas estarán sin duda las escuelas de surf, las de excursiones en quads, las guaguas de turoperadores y un largo etcétera. «Mucha gente viene a la isla para visitar las Dunas y estamos seguros de que al cerrar la carretera se va a notar el bajón de turismo y de ingresos que entren a la isla», explica Hussein. La vecina de Parque Holandés añade que con la manifestación de este jueves «se apoya el trabajo del Cabildo» para que la vía no sea cerrada de forma definitiva. Hussein explica que no rechazan restricciones al tráfico, por ejemplo, reducir la velocidad permitida, sino el cierre definitivo contemplado en el proyecto de la autovía. Al margen de ello, se queja de que el Cabildo no haya avisado a los vecinos «con suficiente tiempo para poder reaccionar».

Vecinos de Parque Holandés rechazan el argumento de que las Dunas de Corralejo estén en peligro por culpa de la carretera: «El principal motivo de la desaparición de las dunas son las construcciones que se han hecho dentro del parque natural en la zona de Geafond, porque la arena entra por el norte», ha señalado Elena Hussein.