La declaración ambiental de la autovía exigía la eliminación de la vía litoral

El Gobierno canario apuesta ahora por salvar la carretera de las Dunas de Corralejo

30/08/2017

El Gobierno de Canarias quiere ahora salvar la vía de las Dunas de Corralejo, pese a que eliminarla era condicionante ambiental para dar luz verde a la autovía del norte. La presión de vecinos y Cabildo ha sido clave, si bien la última palabra será de Medio Ambiente.

El proyecto de la autovía La Caldereta-Corralejo, a día de hoy con un amplio tramo abierto al tráfico al sur, exige la eliminación de la carretera que atraviesa las Dunas de Corralejo (FV-1). Es uno de los condicionantes de la declaración de impacto ambiental, a cumplir una vez se haya completado la totalidad del trazado de la autovía en torno a comienzos de 2018. Pero la eliminación de la FV-1 ha encontrado el rechazo de vecinos y Cabildo.

La consejera de Obras Públicas del Cabildo, Edilia Pérez, ha trasladado al Gobierno de Canarias una propuesta para conservar la carretera de las Dunas de Corralejo. Según Pérez, «las corrientes naturales de la arena no están afectadas por la vía FV-1, sino, en todo caso, por urbanizaciones construidas en torno a las Dunas de Corralejo». Pérez apuesta por mantener abierta la FV-1, si bien con una serie de condicionantes físicos que «aún habría que estudiar», aunque algunos podrían ser «la eliminación del tráfico pesado, la instalación de badenes para reducir la velocidad, etcétera».

La Consejería de Obras Públicas del Gobierno de Canarias confirma que ha recibido la propuesta del Cabildo y, además, la califica como «acertada», ya que la FV-1 «es una vía de acceso a playas y diferentes establecimientos hoteleros». Es por ello que ya se ha contactado con la Consejería regional de Medio Ambiente al objeto de «buscar las vías para que esta carretera siga estando operativa». Sin embargo, la FTV-1 se mantendría abierta «con limitaciones de uso», ya que, «obviamente, no va a tener el mismo uso que tiene actualmente, porque habrá una carretera nueva [autovía La Caldereta-Corralejo] que ofrece mayor seguridad y donde se podrá circular a mayor velocidad».

Por su parte, Luigi de Luigi, presidente de la asociación de vecinos de Parque Holandés, defiende que la FV-1 siga abierta: «Quitarla es algo cercano a la utopía, no sería lógico porque hay que darle un buen servicio al turismo». El representante vecinal asegura que, a través de la plataforma change.org, han recogido «unas 4.000 firmas» para que la vía litoral siga operativa.