Sonríe contra el Cáncer demanda la autovía hasta el Hospital General

09/01/2019

El club Aldiana dona 12.000 euros a la ONG de Pájara que destinará los fondos a las ayudas en fisioterapia, psicólogo y al transporte de los enfermos del sur hasta el centro hospitalario

Catalina García / Puerto del Rosario

«Son los mismos 100 kilómetros desde Morro Jable hasta el Hospital General, pero el trayecto sería más seguro y más rápido», argumenta Roberto Puente García, presidente de Sonríe contra el Cáncer, al solicitar la finalización de la autovía para los pacientes oncológicos del sur. El colectivo recibió, por segundo año consecutivo, el donativo del club Aldiana que en esta ocasión ascendió a 12.000 euros a destinar a las ayudas al fisioterapeuta, al psicólogo y, precisamente, al transporte de los enfermos hasta el Hospital General.

El año pasado, el club Aldiana donó 8.200 euros a Sonríe contra el Cáncer que fueron a parar sobre todo a la adquisición de material ortopédico como muletas, andadores, sillas de ruedas, etc. En 2019, la asociación no dejará de emplear parte de la recaudación del complejo turístico a esta misma línea, pero bajo demanda de los pacientes.

Sea para el fin que sea cada año, Puente García se muestra agradecido al club Aldiana que, además de las ayudas institucionales, es su principal fuente de ingresos para ayudar a los pacientes oncológicos del municipio de Pájara. «Las donaciones proceden de los clientes del complejo turístico, aunque los trabajadores también participan al animar a los visitantes a colaborar con nosotros en base al trato cercano en el que se basa este club de vacaciones». El director del Aldiana, Larks Kretchemer, se encargó el pasado 4 de enero de entregar el cheque de este año a la secretaria y a la asociada de Sonríe contra el Cáncer, Concepción Franco y Sofía Fraga.

Además de la donación de este club, la asociación sufraga su ayuda a los pacientes del sur con la subvención del Cabildo de Fuerteventura, que en 2018 ascendió a 1.360 euros, y del Ayuntamiento de Pájara que aportó 3.000 euros. También organiza eventos solidarios, pero el presidente reconoce que cada vez resulta «más complicado y costoso» por la Ley de Contratos que rige en las instituciones.

A pesar de todo, Sonríe contra el Cáncer mantiene la tercera edición de la Ruta Motera contra el Cáncer, a celebrar en abril o mayo, en el centro comercial Cosmos, en Morro Jable. En la edición de 2018, unas 130 personas se sumaron a este recorrido solidario sobre dos ruedas, más la colaboración del club Aldiana y la cadena Princess.

Sonríe contra el Cáncer nació a finales de 2015 en el municipio de Pájara, aunque su andadura en pro de los pacientes oncológicos del sur se inició en 2016. Tiene en la actualidad 45 socios que son «de todo un poquito, pacientes, familiares y personas no relacionadas con la enfermedad pero que sí están concienciados». Aún carece de sede, pero sus miembros se reúnen cada miércoles, de 18 a 20.00 horas, en el local de Protección Civil, en el terrero de lucha de Morro Jable.

“El mayor problema es la distancia»

Roberto Puente, presidente del colectivo oncológico, no duda al señalar que «el mayor problema es la distancia». De Morro Jable al Hospital General de Fuerteventura distan casi 100 kilómetros, de los cuales apenas dos tramos transcurren por autovía y el resto por carretera general. «Los pacientes generalmente no pueden conducir por la enfermedad y necesitan que alguien los traslade. Y si se encuentran en condiciones de conducir, tras el tratamiento en el Hospital se quedan sin poder hacerlo de regreso. Más luego el aparcamiento en el propio centro hospitalario, que a veces no resulta fácil y casi siempre lejos».

Sonríe contra el Cáncer reconoce que la contratación del segundo oncólogo en la isla «ha hecho mucho» por los pacientes del sur, en el sentido de que ha evitado traslados a Gran Canaria, pero ataca duramente al Servicio Canario de Salud que «abandona» a los enfermos que sí deben desplazarse fuera, «a los que devuelve el dinero del billete casi un año más tarde y no paga la estancia».