Santa María de Betancuria por fin será Bien de Interés Cultural

05/06/2018

La iglesia se encuentra protegida desde 1979 por el Plan Especial de Protección que engloba al conjunto histórico. El Cabildo apuesta por ir sumando inmuebles a la máxima figura de protección

La iglesia de Santa María de Betancuria, uno de los inmuebles de mayor valor histórico del archipiélago canario, así como su entorno de protección y sus bienes vinculados, pasarán a ostentar la declaración de Bien de Interés Cultural (BIC) en la categoría de monumento. El Boletín Oficial de Canarias (BOC) ya ha publicado el anuncio relativo a la apertura del periodo de información pública del inicio del expediente por parte de la Consejería de Patrimonio Histórico del Cabildo de Fuerteventura, que dirige Juan Jiménez. El expediente del BIC, cuya zona de afección es de 100 metros alrededor del inmueble, ya ha sido remitido a la Consejería de Cultura y Patrimonio Histórico del Gobierno de Canarias, que tiene la última palabra a la hora de dar luz verde a la declaración.

Llama la atención sin duda que desde las instituciones de Fuerteventura no se hayan iniciado hasta ahora los trámites para declarar BIC a la iglesia de Santa María de Betancuria, también conocida como de la Inmaculada Concepción, ya que es un monumento que data del siglo XV. Sin embargo, la mayoría de ermitas con valor histórico de Fuerteventura sí que han sido declaradas como Bienes de Interés Cultural en pasados años.

Jiménez recuerda al respecto que el casco histórico de Betancuria no está desprotegido, ya que desde el año 1979 rige sobre el mismo el denominado Plan Especial de Protección, y que el objetivo ahora es proceder a la declaración como BIC de los inmuebles de mayor valor histórico. «BIC puede ser un elemento o un conjunto», señala Jiménez, por lo que no se descarta la posibilidad de abordar la declaración para todo el casco histórico. «Nuestra idea es seguir consolidando este casco histórico como BIC general y no como elementos individualizados», asegura.

Jiménez recuerda que el BIC «es la máxima figura de protección y supone que no se puede hacer nada sin la aprobación de la comisión insular de patrimonio». Al objeto de que se puedan formular las alegaciones por parte de particulares o entidades, el documento se encuentra ya en periodo de información pública en el Servicio de Patrimonio Cultural del Cabildo de Fuerteventura, con sede en el Archivo General Insular de la calle Antonio Espinosa s/n de Puerto del Rosario, en horario comprendido entre las 9.00 y 14.00 horas de lunes a viernes, y durante un plazo de 20 días a contar a partir del 19 de mayo de 2018, cuando se publicó el anuncio en el BOC.

Según datos históricos publicados por el Ayuntamiento de Betancuria, «en el orden religioso se levantó hacia el año 1410 la iglesia de Santa María, erigida en parroquia única de la isla hasta el siglo XVIII. En 1416 los monjes franciscanos, procedentes de Castilla, abrieron un convento bajo la advocación de San Buenaventura, que fue nombrado patrono de la isla». La misma fuente señala que unos años después, «en 1424, una Bula del Papa Martín V creó la Diócesis de Fuerteventura, cuya jurisdicción comprendía todas las islas Canarias, excepto Lanzarote que contaba con el Obispado del Rubicón. Aquel Obispado fue suprimido en 1430 y su único titular fue Fray Martín de las Casas».