Perdomo: «La solución al precinto de hoteles depende de la empresa»

10/07/2018

La cadena familiar SBH pide la mediación del Cabildo en el conflicto con el Ayuntamiento de Pájara ante «el daño terrible» que el cierre de Taro y Mónica puede producir a los 150 trabajadores y a la imagen de la isla. El Consistorio se reunió con CC OO y el comité de empresa

El conflicto por la orden municipal de precinto de dos hoteles de la cadena familiar SBH en Costa Calma se enroca. Mientras la empresa de la familia Pérez se reunió ayer con el Cabildo de Fuerteventura para solicitar la mediación «por el grave daño» a los 150 trabajadores afectados y a la imagen de la isla, el alcalde de Pájara, Rafael Perdomo, reitera que «la solución depende de la empresa» de los hermanos Pérez.

Al encuentro mantenido ayer en la Casa Palacio Insular, acudió la familia Pérez, representantes de Asofuer y Excelfuer (las dos asociaciones turísticas de la isla), Comisiones Obreras y la primera institución majorera. Gregorio Pérez, portavoz del grupo SBH sobre el que pesa la orden de cierre de los hoteles Taro y Mónica, de unos 25 años de antigüedad, agradeció que la Corporación acudiera «a nuestra llamada de auxilio» frente a la «campaña de acoso» que afecta a unos 150 trabajadores y a sus intereses empresariales desde que hace unos diez días el Ayuntamiento de Pájara le notificara el precinto.

El anuncio municipal de clausura de ambos establecimientos está produciendo, dio fe ayer Pérez, «un daño terrible a la imagen de la isla. Hemos recibido la llamada de varios turoperadores preguntando por el futuro de los dos hoteles y de clientes habituales».

«que se dedique al cabildo». A la reunión en el Cabildo estaba convocado el Ayuntamiento de Pájara, pero el alcalde Rafael Perdomo explicó que la invitación le había llegado apenas unas horas antes del inicio y cuando ya tenía en su agenda una primera toma de contacto en las casas consistoriales con el secretario de la Federación de Hostelería y Turismo de CC OO y el comité de empresa de los hoteles.

En cualquier caso, el primer edil de Pájara aclaró que el conflicto por el precinto de los dos hoteles se circunscribe en el ámbito municipal y no en el de la política insular, «por lo tanto el Cabildo no tiene competencias». A renglón seguido, instó al presidente Marcial Morales a «que se dedique a solucionar los problemas de la primera institución majorera, que tiene bastantes; y que deje de convocar reuniones con el fin único de sacarse la foto».

Perdomo también reiteró que la salida al conflicto «depende del grupo empresarial y no hay nada que mediar: es suficiente con que entregue la documentación requerida para legalizar los establecimientos». En concreto, los hoteles Taro y Mónica carecen de licencia de actividades clasificadas puesto que la anterior data de 1999 y la Ley ha cambiado. Desde el Ayuntamiento también se precisa que no se ha ampliado el plazo dado a la cadena empresarial de los Pérez sino que «los plazos legales son lo que son y en la notificación inicial se les dio, como a todo el mundo, un mes después de la notificación para presentar la documentación y subsanar».

la plantilla «como escudo». El alcalde explicó la situación a Comisiones Obreras y al comité, «y la entendieron perfectamente», rogando a Pérez que «deje de usar a los 150 trabajadores como escudo», aparte de que la salida no es despedirlos sino que, apunta el edil, la cadena debería «redistribuirlos en el resto de sus establecimientos con el fin de atender en condiciones a sus 10.000 camas turísticas porque las plantillas están casi disminuidas, con lo que mejoraría sustancialmente el trato a los clientes. También tienen plazas libres para redistribuir a los turistas del Taro y Mónica».

  • 1

    ¿Debe sancionar el Gobierno a la compañía Ryanair por no haber aplicado desde el lunes el descuento del 75% a los residentes canarios en sus billetes?

    Sí.
    No.
    Ns / Nc.
    Votar Ver Resultados