La explotación de las instalaciones sale a concurso público por tercera vez

La piscina, una ‘papa caliente’ para CC y PSOE en la capital

20/06/2017

Por tercera vez, y tras dos convocatorias desiertas, el gobierno de CC y PSOE en la capital ha aprobado un nuevo concurso público, esta vez mediante procedimiento negociado con publicidad, para adjudicar la piscina municipal. Su explotación parece haberse convertido en una ‘papa caliente’ sin candidatos para quemarse.

Puerto del Rosario

La piscina municipal de Puerto del Rosario se ha convertido en una especie de ‘papa caliente’ para el actual grupo de gobierno (CC-PSOE) en el Ayuntamiento de Puerto del Rosario. Las instalaciones se mantienen cerradas y deteriorándose día a día desde diciembre de 2015, cuando la hasta entonces empresa adjudicataria del servicio renunció a continuar adelante con el contrato de explotación y dejó sin empleo a una veintena de trabajadores. En este último año y medio, la gestión de la piscina municipal se ha sacado a concurso público sin éxito en dos ocasiones. Ni siquiera la generosidad del pliego de condiciones en la segunda convocatoria animó a las empresas a presentar ofertas. Tanto el primer concurso como el segundo quedaron desiertos. Nadie quería coger la piscina.

Pese a la falta de interés de las empresas, los responsables políticos siguen adelante con la intención de reabrir la piscina municipal, tal y como reclaman vecinos que incluso han emprendido campañas de recogidas de firmas en este último año y medio. Para que la piscina abra cuanto antes, el pleno municipal daba luz verde este lunes, solo con los votos a favor del gobierno local, a un tercer concurso público, esta vez mediante procedimiento negociado con publicidad.

En este tercer intento se vuelven a introducir incentivos en el pliego de condiciones para la explotación. El importe de la bonificación de 100.000 euros al año que la empresa concesionaria recibirá del Consistorio solo podrá revisarse a partir del décimo ejercicio, en vez de a partir del sexto como se fijaba en el segundo pliego de condiciones, pero el importe total para los 20 años del contrato no varía: 2 millones de euros. Solo a partir del décimo año de contrato, la bonificación podrá ir reduciéndose en función del número de clientes al año y dejará de percibirse en su totalidad solo cuando se superen los 2.100 usuarios.

Como en el segundo pliego de condiciones, el Ayuntamiento renuncia a cobrar un canon de explotación. Pero la empresa adjudicataria sí tendrá que acometer un proyecto de obras de reforma por valor de 1,3 millones de euros. Uno de los problemas que presenta la piscina municipal es que sus dependencias son pequeñas y carecen de espacio suficiente para actividades complementarias que contribuyan a dar rentabilidad a las instalaciones.

Según el concejal de Contratación, Alejo Soler, para dar respuesta la falta de espacio se ha optado por «dar flexibilidad a las obras de forma compensatoria». En este sentido, «se puede ampliar la zona de edificabilidad dentro de la piscina, como se contemplaba en el pliego anterior; o bien se puede crecer hacia la zona sur, que se permite en Plan General y está dentro de las posibilidades a ejecutar por las empresas que quieran ser adjudicatarias».

BONOS A 38 EUROS

El bono general de la piscina costará 38 euros, 5 más que antes del cierre. La portavoz del PP, Peña Armas, considera excesiva la tarifa, sobre todo si se tiene en cuenta la bonificación dada a la empresa: «El Ayuntamiento va a pagar 2 millones de euros para que el ciudadano tenga que pagar 38 euros por entrar a la piscina».

La bonificación de 100.000 euros al año, cantidad íntegra garantizada que recibirá la empresa adjudicataria de la piscina al menos durante los primeros nueve ejercicios del contrato, «permite cubrir» el proyecto de obras de reforma por valor de 1,3 millones de euros exigido en el pliego de condiciones, según valoraba el concejal de Contratación, Alejo Soler. «Estamos buscando fórmulas para que a las empresas les resulte más atractivo gestionar la piscina municipal, porque no es fácil», añadió el edil. En la isla de Fuerteventura hay otras piscinas municipales que tampoco encuentran empresas interesadas en explotarlas, como, por ejemplo, la de Morro Jable (Pájara), que actualmente está cerrada.