La Oliva y la Telesforo Bravo apelan a la sensibilización contra el vandalismo en el patrimonio natural y cultural

15/02/2019

El Ayuntamiento del norte es el primero de Canarias en poner en marcha una campaña de concienciación contra el vandalismo perpetrado sobre el patrimonio natural y cultural

Catalina García / Puerto del Rosario

Contra el vandalismo que grafitea la Casa de la Costilla o esculpe en depósitos de cenizas volcánicas de hace 135.000 años, sólo cabe la concienciación ciudadana. Es la solución del Ayuntamiento de La Oliva, que ha firmado un acuerdo de colaboración con la Fundación Canaria Telesforo Bravo-Juan Coello con el fin de organizar una campaña de sensibilización contra estos atentados contra el patrimonio natural y cultural.

Este convenio se produce después de que la propia fundación científica denunciara las esculturas de la Caldera Rebanada, en el malpey de Bayuyo, en Lajares, aunque este atentado contra el patrimonio geológico data de hace unos tres años. No es el único acto vandálico, pero sí ha sido el más polémico por usar como material artístico los depósitos de cenizas de la cadena volcánica que, en alineación, explotaron hace 135.000 años, ampliando a Fuerteventura por el norte y creando la isla de Lobos. Entre El Roque y Lajares, a la Casa de la Costilla, uno de los ejemplos más señeros de arquitectura tradicional, no le queda ni una piedra, ni un milímetro de pared, que los graffiteros no hayan colonizado. Aún más al norte de La Oliva, en los alrededores del faro de El Tostón, en El Cotillo, las tongas de piedras se multiplican por días.

Para poner fin a todos estos atentados, la Concejalía de Turismo inicia esta campaña de sensibilización que contempla de información y señalización para hacer llegar a los turistas el valor que tiene el patrimonio natural de Fuerteventura, así como el daño ambiental y paisajístico que produce cualquier alteración en el medio, adelantó la concejal del área, Sandra González.

La tarea de concienciación también se extenderá a la población local, haciendo hincapié en el daño irreparable que se produce cuando aparecen grabados en dunas fósiles o incluso en yacimientos arqueológicos, como ha sucedido recientemente en la Caldera Rebanada, en Lajares. La Fundación Telesforo Bravo-Juan Coello, que ya cuenta con un programa similar llamado Pasa sin huella, propone charlas de sensibilización en los centros educativos del municipio para apuntalar esta campaña. La organización científica destaca que La Oliva es el primer ayuntamiento de Canarias en tomar cartas contra el vandalismo.