Kiko Rivera. / ARCHIVO

Kiko Rivera renuncia a la herencia de su padre

El dj reconoce que tendrá que pedir disculpas a su madre después de las numerosas declaraciones que ha hecho sobre ella

JOAQUINA DUEÑAS

Parece que las aguas se van calmando en el clan Pantoja. Dos días después del 38 aniversario del fallecimiento de su padre, Francisco Rivera Paquirri, en la plaza de toros de Pozoblanco (Córdoba), la revista 'Lecturas' ofrece una entrevista de Kiko Rivera en la que dice que renuncia a la herencia de su padre. Eso sí, pone una condición, que su madre le quite las deudas. Se hace público así un acercamiento que parece haber comenzado tiempo atrás ya que según ha confesado el dj, Isabel Pantoja ya ha hablado con sus hijas Ana y Carlota: «Mi madre llamó a mis hijas y hablaron casi media hora, fue muy bonito».

Y es que la tonadillera y Kiko llevan dos años en pie de guerra, y son muchas las acusaciones que el artista ha vertido sobre la gestión que su progenitora ha hecho a lo largo de los años de los bienes propios y de los que comparten por herencia de Paquirri. Por eso, ha reconocido que el reencuentro con ella no va a ser tarea fácil: «Mi madre y yo tenemos que reunirnos fuera de Cantora. Va a ser duro, he dicho cosas muy feas y voy a tener que pedir disculpas en persona».

Sin embargo, una sombra sigue planeando entre ambos. Se trata de la hipoteca de Cantora, de la que estima que deben quedar en torno a 1,3 millones de euros y que según ha asegurado, «no me deja dormir. Solo quiero que ese problema no trascienda a mis hijas», por eso, aunque está «muy ilusionado», ha dicho que va «con pies de plomo» en esta reconciliación.

Ha sido su prima Anabel la que ha propiciado este acercamiento familiar a pesar de que con ella también ha tenido sus más y sus menos. De hecho, no se manifestó públicamente a favor de ella durante su estancia en 'Supervivientes', algo de lo que ahora parece arrepentido. «De haber sabido que era importante para ella, por supuesto que lo hubiese hecho», ha explicado.

Con quien sigue habiendo una brecha insalvable es con su hermana Isa. «Mi hermana me ha hecho mucho daño, no quiero hablar de ella, no me interesa lo que haga», ha destacado. Después de que dijera que le pegó una vez cuando esta quiso cortarse las venas, dio marcha atrás y según ha detallado ha intentado llamarla «mil veces». «Incluso en un programa de televisión intenté acercarme a ella, pero ella no quiso saber nada de mí», ha recordado. Kiko le ha reprochado a Isa Pantoja que no le haya defendido «cuando se me ha tachado de maltratador». «No me ha defendido en uno de los peores momentos de mi vida, así que vive la tuya», ha declarado, aunque le da pena no volver a ver a su sobrino. Además, Kiko ha vuelto a confirmar que el episodio que relató sobre el intento de suicidio de Isa fue una realidad, por más que ella no niegue.