Imagen de archivo de la Jefatura Superior de Policía de Canarias. / Arcadio suárez

Caso Mascarillas: Investigan la compra y venta de vehículos por RR7 pero sin detenciones

La UDEF y Anticorrupción intentan esclarecer el destino de los cuatro millones que pagó Sanidad a la adjudicataria del contrato fallido

FRANCISCO JOSÉ FAJARDO FRANCISCO SUÁREZ ÁLAMO Las Palmas de Gran Canaria

La Unidad Central de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) de la Comisaría General de la Policía Judicial y la Fiscalía Anticorrupción investigan el destino de una parte de los cuatro millones de euros que pagó el Servicio Canario de Salud (SCS) a la empresa RR7 United SL para la compra de un millón de mascarillas FFP3 que nunca llegaron a los hospitales de las islas.

Según fuentes policiales, los agentes encargados de la investigación siguen tirando del hilo para esclarecer el destino final del dinero que abonó la Sanidad canaria a esta empresa de compra y venta de vehículos, aunque niegan que se hayan practicado detenciones. Por ahora, tienen claro que una parte del montante lo destinó el administrador único de esta mercantil al pago del cargamento presuntamente no homologado de mascarillas FFP3 de la marca 3M que llegó a la isla. En concreto, se trata de 2,65 millones de euros que abonó por medio de varios intermediarios a una empresa para traer al aeropuerto de Gran Canaria el cargamento desde Etiopía en un vuelo charter.

Ahora, los agentes en coordinación con la Fiscalía Anticorrupción rastrean dónde se encuentra el resto del dinero que reclama la Consejería de Sanidad por el incumplimiento de este contrato. Una parte del mismo se pagó en comisiones y otra lo destinó RR7 United SL a la adquisición de vehículos de alta gama.

En concreto y según fuentes oficiales, los agentes están tras la pista de un solo coche que habría sido adquirido por la empresa grancanaria para luego venderlo, aunque la propia Policía Nacional niega haber practicado ninguna detención en el marco de este caso Mascarillas.

De forma paralela, la investigación sigue su curso y los encargados de la misma continúan solicitando y analizando documentación a la Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias. También seguirán tomando declaración a todas aquellas personas que puedan arrojar luz sobre este caso en el que, de momento, investigan al SCS por la presunta comisión de los delitos de prevaricación y malversación y a RR7 United SL por estafa.